Podcasts de historia

Sistema Confederado - Historia

Sistema Confederado - Historia


La forma confederal de gobierno es una asociación de estados independientes. El gobierno central obtiene su autoridad de los estados independientes. El poder descansa en cada estado individual, cuyos representantes se reúnen para abordar las necesidades del grupo.

¿Cuáles fueron las desventajas de los artículos de la confederación?

  • Tomó mucho tiempo para que se implementara por completo.
  • No tenía autoridad para regular el comercio.
  • No tenía autoridad para recaudar impuestos.
  • Proporcionó demasiada independencia.
  • Le dio valor a la esclavitud.
  • Restringió la capacidad de actuar en caso de emergencia.

Contenido

Durante las primeras siete semanas de la Guerra Civil, la Oficina de Correos de EE. UU. Todavía entregaba correo de los estados separados. El correo con matasellos posterior a la fecha de admisión de un estado en la Confederación hasta el 31 de mayo de 1861 y con franqueo de los EE. UU. (Unión) se considera que representa el `` Uso de sellos de los EE. UU. Por el Estado Confederado ''. es decir, cubiertas confederadas franqueadas con sellos de la Unión. [4] Después de este tiempo, las empresas privadas de mensajería todavía se las arreglaban para llevar el correo a través de las líneas enemigas. Las tres principales compañías de expresos que operaban en todo el sur eran Adams Express, American Letter Express y Whiteside's Express. Habían estado operando libremente durante aproximadamente dos meses cuando la Oficina de Correos de EE. UU. Ordenó el fin de dicho tráfico, a partir del 26 de agosto de 1861. El correo destinado a estados que no estaban entre sus propios sindicatos ahora tenía que ser enviado por Bandera de tregua, aunque algunas compañías expresas aún continuaron operando ilegalmente sus operaciones de correo, Adams continuó sus operaciones en el sur bajo una Compañía Southern Express nominalmente separada, en realidad una subsidiaria. El correo también entraba y salía de contrabando por barcos que operaban por el bloqueo, que, sin embargo, a menudo eran capturados o destruidos por barcos de la Unión en patrulla de bloqueo. Debido a que las oficinas de correos de la Confederación existieron solo durante unos pocos años y faltan registros oficiales e informales de ellas, se sabe relativamente poco sobre sus operaciones en muchas regiones del sur. Los datos existentes han sido estudiados por varios expertos en el campo, quienes han reconstruido un relato de su existencia y operación en gran parte a partir de las cubiertas confederadas sobrevivientes (sobres con dirección sellada), y por investigadores especializados en estudios avanzados de la filatelia confederada, en particular el coronel Harvey E. Sheppard, Ejército de los Estados Unidos, Fort Hood, Texas, el difunto Van Dyk MacBride, Newark, Nueva Jersey George N. Malpass, San Petersburgo, Florida Earl Antrim, Nampa, Idaho David Kohn, Washington, DC, y algunos otros, cada uno contribuyendo material en el esfuerzo concertado para crear un relato general de la historia postal confederada. [3] [5]

Una de las primeras empresas en el establecimiento de la Oficina de Correos Confederada fue el nombramiento de John H. Reagan (1818-1905) como Director General de Correos, por Jefferson Davis en 1861, convirtiéndolo en el primer Director General de Correos de la oficina de correos confederada recién formada. Reagan era un congresista demócrata de Texas (muchos años después de la Guerra Civil, Texas lo elegiría para un escaño en el Senado). Tras su nombramiento, Reagan se convirtió en un amigo cercano de Davis y fue Director General de Correos durante la guerra, lo que lo convirtió en el único PMG de la efímera Confederación. [6] En preparación para la entrega de correo en tiempos de guerra, Reagan demostró ser muy ingenioso. Envió a un agente a Washington con cartas pidiendo a los distintos jefes del Departamento de Correos de los Estados Unidos que trabajaran para la nueva Oficina de Correos Confederada. Sorprendentemente, casi todos lo hicieron, trayendo consigo copias de registros y libros de contabilidad. "En efecto, Reagan había robado la oficina de correos de Estados Unidos", escribió el notable historiador William C. Davis. Obviamente, Reagan era un administrador capaz, presidiendo el único departamento del gabinete de la CSA que funcionó bien durante la guerra. Estableció nuevas tarifas bastante más altas que las de la Unión: 5 ¢ (igual a $ 1,44 hoy) por media onza por debajo de 500 millas (800 km), 10 ¢ por media onza sobre 500 millas (800 km), 2 ¢ por caída cartas y circulares. Más tarde, la tasa de menos de 500 millas (800 km) también se elevó a 10 ¢. Había una tarifa de 50 centavos para el correo expreso, y después de 1863 una tarifa de 40 centavos para el correo Trans-Mississippi para cubrir los costos de contrabando del correo a través de un bloqueo federal que operaba a lo largo de toda la parte baja del río Mississippi. Al comienzo de la guerra, los bloqueos de la Unión impidieron que los suministros llegaran a sus destinos en el sur, lo que de vez en cuando resultó en la escasez de sellos postales, papel y otros suministros básicos que eran muy necesarios en todos los estados confederados.

Aunque el gobierno confederado había contratado la impresión de sus propios sellos, aún no estaban disponibles el 1 de junio, lo que obligó a los administradores de correos de todo el sur a improvisar. [7] La ​​mayoría de las veces simplemente volvieron a la vieja práctica de aceptar pagos en efectivo y aplicar un sello manual "PAGADO" en el sobre. Sin embargo, varios administradores de correos, particularmente los de las ciudades más grandes, no podían permitirse el lujo de manejar largas filas de clientes en efectivo y desarrollaron una variedad de provisionales de Postmaster. Estos tomaban una variedad de formas, desde sobres pre-sellados con un matasellos modificado para decir "pagado" o una cantidad, hasta sellos regulares producidos por imprentas locales. Algunos se encuentran hoy entre las grandes rarezas de la filatelia. [7]

Un mes después de su nombramiento como Director General de Correos, Reagan ordenó que se colocaran anuncios en los periódicos del sur y del norte en busca de propuestas selladas de las imprentas para producir sellos postales confederados. Llegaron ofertas de empresas de Nueva York, Baltimore, Filadelfia, Newark, Nueva Orleans y Richmond. Sin embargo, después de que comenzara la guerra, se hizo evidente que el contrato para imprimir sellos confederados debería ir a una firma confederada. Por tanto, el Departamento de Correos de la Confederación adjudicó el contrato a los litógrafos Hoyer & amp Ludwig, una pequeña empresa de Richmond. Los sellos que produjeron eran inferiores en calidad de imagen a los sellos grabados en línea impresos por la Oficina de Correos de EE. UU., Pero con los recursos que tenían, produjeron algunas imágenes hermosas, según muchas fuentes. Las primeras ediciones postales confederadas se pusieron en circulación en octubre de 1861, cinco meses después de que terminara el servicio postal entre el norte y el sur. Jefferson Davis aparece en el primer número de 1861. La aparición de una persona viva en un sello postal marcó una ruptura con la tradición adherida por la Oficina de Correos de EE. UU. De que una persona puede aparecer en el correo o la moneda de EE. UU. Solo después de su muerte.

Sellos provisionales Editar

Durante los cinco meses transcurridos entre la retirada de los servicios de la oficina de correos de los Estados Unidos de los estados separados y la primera emisión de sellos postales confederados, los administradores de correos de toda la Confederación utilizaron sustitutos temporales para el pago postal. Los administradores de correos tuvieron que improvisar y utilizar varios métodos para aplicar la confirmación del franqueo a las cubiertas enviadas, que van desde la creación de sus propios sellos postales adhesivos hasta el marcado de cartas con sellos manuales con tarifas modificadas o con la indicación del manuscrito "Pagado". Los coleccionistas conocen los sellos improvisados ​​y las cubiertas prepagas como 'Postmaster Provisionals', así llamados porque se usaron 'provisionalmente' hasta que aparecieron las primeras emisiones de sellos postales generales confederados. Algunas oficinas de correos de la Confederación experimentarían posteriormente escasez de sellos postales y volverían a utilizar sellos provisionales y sellos manuales. Hay muchas docenas de tipos de sellos provisionales y sellos de mano de diferentes pueblos y ciudades sobre la Confederación. En algunos círculos, los Postmaster Provisionales se conocen como "locales", ya que estaban destinados a ser utilizados únicamente en la ciudad en la que se emitieron. [8]

Sellos postales Editar

Como los Estados Confederados de América existieron solo durante cuatro años, solo pudieron emitir un número modesto de sellos postales, nueve tipos básicos en total. Durante este breve período, la oficina de correos confederada contrató a cinco empresas de impresión diferentes para producir sellos postales: Archer & amp Daly de Richmond, Virginia Hoyer & amp Ludwig of Richmond, Virginia JT Paterson & amp Co. de Augusta, Georgia Thomas de la Rue & amp Co. , Ltd., de Londres, Inglaterra y Keatinge & amp Ball de Columbia, Carolina del Sur. Entre ellas, estas empresas emplearon los tres métodos de impresión que se usaban comúnmente en ese momento: litografía, tipografía y grabado de línea. Los primeros sellos postales confederados se emitieron y pusieron en circulación el 16 de octubre de 1861, cinco meses después de que se suspendiera el servicio postal entre el norte y el sur. [9]

  • El primer sello postal emitido por los Estados Confederados (1861) fue un verde de 5 centavos que representaba a Jefferson Davis. Fue impreso mediante el proceso de litografía por Hoyer y Ludwig de Richmond, Virginia. Como casi todas las emisiones confederadas, estos sellos no estaban perforados y los sellos individuales tenían que cortarse de la hoja con navajas o tijeras. Este sello se reimprimió en azul en 1862.
  • Un azul de 10 ¢ con Thomas Jefferson también apareció en 1861, diseñado por Charles Ludwig de Hoyer & amp Ludwig, Richmond, Virginia. Este número fue impreso por dos empresas diferentes: Hoyer & amp Ludwig y, más tarde, J. T. Paterson & amp Co. de Augusta, Georgia. La imagen de Thomas Jefferson utilizada en ambas impresiones reproducía litográficamente la misma imagen que había sido grabada en la edición estadounidense de 5 centavos de 1856. Marcas secretas fueron añadidos por la firma Paterson a las piedras transfer para distinguir su versión de los estampados Hoyer & amp Ludwig del mismo diseño. El uso más típico fue para la tasa de diez centavos después del 1 de julio de 1862. Este sello, como el Davis de 5 ¢, se reimprimió en 1862, en una versión de color rosa que es considerablemente más rara que el original azul. [10]
  • En 1862, apareció un sello de 2 ¢ de Andrew Jackson, en verde, y se emitió sin perforar. Este número fue nuevamente litografiado por Hoyer & amp Ludwig de Richmond, Virginia. Solo se utiliza una piedra de transferencia en esta impresión. El primer uso conocido de este sello fue el 21 de marzo de 1862. Las hojas de este número consistían en dos paneles de 100 sellos dispuestos en dos bloques de cincuenta (10X5) tomados de la piedra de transferencia de 50 sujetos con un ancho canal vertical entre los paneles. [11] Este fue el último sello litografiado producido por la Oficina de Correos Confederada.
  • También en 1862, se emitió en grandes cantidades un nuevo sello de Davis de 5 centavos, esta vez utilizando tipografía. Producida por la firma De La Rue en Londres (que había estado suministrando sellos postales para Inglaterra desde 1855), empleó un grabado de Davis por Ferdinand Joubert (1810–1884). De La Rue envió 12.000.000 de copias de este número a la Confederación, acompañadas de un juego de planchas de impresión y un suministro de papel inglés para que se pudieran producir localmente copias adicionales. Posteriormente, Archer y Daly en Richmond imprimieron más de 36.000.000 de las estampillas Davis de 5 ¢ a partir de las placas de De La Rue. Archer y Daly finalmente se quedaron sin papel en inglés, y sus impresiones posteriores en papel confederado tendieron a volverse cada vez más toscas, con ejemplos individuales que mostraban áreas en blanco en el diseño debido a daños en la placa o áreas rellenas debido al desgaste de la placa. (Hoy en día se pueden comprar por aproximadamente US $ 10 dependiendo de la condición).
  • De La Rue también imprimió y envió un sello naranja de 1 ¢ mecanografiado que representa a John C. Calhoun. La oficina de correos de la Confederación había planeado reducir la tasa de envío de cartas a un centavo, pero esto resultó poco práctico y, como resultado, el sello de 1 centavo nunca se puso en uso. Joubert De La Ferte volvió a grabar la imagen central de Calhoun, colocándola en el mismo diseño de marco utilizado para la emisión de 5 centavos de Jefferson Davis, un claro intento de mostrar que los dos sellos eran parte de la misma serie. (Más tarde, De La Rue envió placas alteradas de ambos sellos mecanografiados a la Confederación con denominaciones revisadas, destinadas a emisiones Calhoun de 2 centavos y Davis de 10 centavos, pero ninguno de los sellos se puso en producción. Las versiones impresas de estos que a veces se ven todos datan del siglo XX y no pueden considerarse verdaderos sellos confederados).
  • En 1863, apareció un nuevo diseño Jackson de 2 ¢, grabado en acero por Frederick Halpin e impreso por Archer & amp Daly en rojo pálido. Apareció una segunda impresión en rojo marrón. El grabado de líneas se empleará en todos los sellos confederados posteriores.
  • También en 1863, se lanzó una estampilla de 10 centavos con el perfil de Jefferson Davis en azul. Este número fue diseñado y grabado en acero por John Archer y transferido a placas de cobre o de acero. Existen muchos tonos para estos sellos, que van desde el azul lechoso claro y el azul más oscuro hasta los tonos que tienden hacia el azul verdoso y el verde. Hay cuatro diseños similares de sellos de diez centavos grabados.
  • El más fácil de distinguir de los otros tres tiene el valor expresado como "DIEZ". El retrato de Jefferson Davis fue diseñado y grabado por John Archer, y luego transferido a una placa de cobre. Esta edición no estaba perforada y se imprimió en papel suave y poroso de grosor variable y con goma de mascar incolora. El uso registrado más temprano es el 23 de abril de 1863. Las variaciones de color ocurren de azul oscuro a azul grisáceo. [12]
  • El siguiente más fácil de distinguir (en el que el valor se expresa como "10") tiene líneas rectas que encierran el diseño en un rectángulo. En esta impresión se producen varios tonos distintos de azul. El uso registrado más temprano es el 23 de abril de 1863. Todos estos fueron impresos por Archer y Daly de Richmond. Esta variedad de "línea de trama" es, con mucho, la más rara de las estampillas emitidas por la Oficina de Correos de la Confederación. Incluso las copias de mala calidad, despojadas de la mayor parte del encuadre, pueden costar más de 1000 dólares estadounidenses.
  • El tipo I, inicialmente impreso por Archer & amp Daly, Bank Note Engravers, Richmond, Virginia, emplea el mismo grabado que la edición "Frame Line" pero sin las líneas del marco. Se imprimieron aproximadamente 23,800,000 sellos de dos placas, cada una con dos paneles de cien. El primer uso registrado es el 21 de abril de 1863.
  • El tipo II, también impreso al principio por Archer & amp Daly, es muy similar al tipo I. Frederick Halpin diseñó y grabó la imagen de Davis. Los adornos de las esquinas están llenos y una línea tenue sigue el exterior del diseño y lo encierra. Las placas de Archer & amp Daly para Tipo I y Tipo II se trasladaron de Richmond a Columbia, Carolina del Sur, cuando la caída de Richmond se hizo inminente a fines de 1864. La compañía de Keatinge & amp Ball imprimió los dos sellos. Un pequeño número de tipos I y II en impresiones de Archer & amp Daly fueron perforados y liberados para su uso por el Departamento de Correos de la Confederación en 1864. [13] Las perforaciones (calibre 12 + 1 ⁄ 2) en estos a menudo eran de mala calidad, y abundan las falsificaciones, muchas de las cuales se delatan a sí mismas mediante perforaciones que emplean el calibre incorrecto o están cortadas con demasiada nitidez.
  • Un sello de 20 ¢ con George Washington también apareció en 1863, empleando nuevamente un diseño grabado en acero por Halpin e impreso por Archer & amp Daly. Este problema tuvo un uso limitado, con el resultado de que las copias usadas genuinas valen hoy 10 veces más que los ejemplares nuevos. [14]

Un número considerable de cubiertas confederadas (es decir, sobre con la dirección sellada) sobrevivieron a la Guerra Civil y durante muchos años desde que fueron enviadas por correo y han sido buscadas y conservadas con avidez por historiadores y coleccionistas por igual. La guerra había dividido a familiares y amigos en todo el país, y la escritura de cartas naturalmente aumentó dramáticamente, especialmente hacia y desde los hombres que estaban sirviendo en un ejército. Las cartas escritas por soldados revelan cómo les pedían con frecuencia a los padres, esposas y miembros de la familia que escribieran con frecuencia y que también les pidieran a otros que les escribieran cartas. A medida que el correo enviado hacia y desde los soldados se hizo más común en los flujos de correo de los estados divididos, varios grupos de caridad cristianos proporcionaron bolígrafos, papel y sobres para los soldados en respuesta a su constante necesidad de estos artículos, ya que los soldados en servicio activo durante la guerra Rara vez tuve la oportunidad de comprar estas cosas. La variedad de correo de este período de tiempo proporciona al estudiante de historia de la Guerra Civil una excelente referencia cruzada de la historia involucrada entonces. [15] Las categorías especiales de interés incluyen cobertores hacia y desde soldados, cobertores patrióticos, cobertores de prisioneros de guerra, bandera de tregua y correo directo, correo transportado por corredores de bloqueo hacia y desde Europa, y una variedad de otros tipos. Todas estas especialidades se han estudiado intensamente. Aunque los registros oficiales contemporáneos a menudo son fragmentarios o faltan, y muchos detalles siguen sin estar claros, las portadas con sus direcciones, matasellos fechados, marcas especiales y las cartas mismas han proporcionado mucha información a los historiadores y coleccionistas en sus estudios de la historia postal de la Guerra Civil. Parte de la falsificación de material se llevó a cabo a fines del siglo XIX y la autenticación es un desafío para los expertos. Como regla general, un coleccionista debe tener cuidado con las cancelaciones elegantes en el correo confederado, ya que la Oficina de Correos de la CSA nunca usó cancelaciones elegantes. Otros tipos comunes de falsificaciones incluyen sellos agregados a una cubierta y matasellos falsificados. Otro descuido común del falsificador es el matasellos con fechas anteriores a la emisión del sello. [16] A lo largo de los años, muchos recolectores han marcado o destruido falsificaciones y falsificaciones tras su identificación en un esfuerzo por mantener la piscina recolectora a salvo de dicho material. Esta es una práctica común a la mayor parte de la filatelia. [17]

Correo de prisionero de guerra Editar

Durante la Guerra Civil estadounidense, el número de soldados de la Unión y de la Confederación en prisiones y campos de prisioneros de guerra alcanzaría la asombrosa cifra de un millón y medio de hombres. La población carcelaria en el campo de prisioneros de guerra confederados de Andersonville solo alcanzó los 45,000 hombres al final de la guerra. Al comienzo de la guerra, Estados Unidos no reconoció la legitimidad de los Estados Confederados y se negó a establecer un sistema que permitiera un prisionero formal y el intercambio de correo. Para el verano de 1862, más de un año después de la guerra, la población carcelaria en el norte alcanzaba proporciones alarmantes y el gobierno de los Estados Unidos comenzó a ver la necesidad de un sistema de intercambio de prisioneros y correo. El 2 de julio de 1862 firmó lo que se denominó Cartel de intercambio de prisioneros, y en septiembre de ese año las poblaciones carcelarias estaban casi vacías. Sin embargo, a medida que la guerra se prolongaba, el gobierno de los Estados Unidos tenía una desconfianza creciente hacia el gobierno confederado y detuvo los intercambios de prisioneros y correo en junio de 1863, menos de un año después de haber firmado el acuerdo de intercambio.

Bandera de tregua los intercambios de correo se reanudaron un mes después y se utilizaron hasta el final de la guerra. El correo del prisionero que llevaba Flag-of-Truce tenía que colocarse en un sobre sin sellar con la dirección y el franqueo para entregarlo en el otro lado, luego colocarse en una cubierta exterior para entregarlo en el punto de intercambio donde el sobre exterior sería destruido y Se inspeccionó el sobre interior que contenía la carta del preso.Luego, la carta se colocaría y sellaría en el sobre con la dirección sellada y se sellaría a mano indicando que el artículo había sido inspeccionado. A menudo, los corresponsales no observaron la regulación de los dos sobres, por lo que hay ejemplos de cubiertas en las que, en lugar de un arreglo de sobre interno y externo, se aplicaron sellos postales de los Estados Unidos y de la Confederación a la carta del prisionero y donde se aplicaron las marcas de los Estados Unidos y la Confederación. Estas cubiertas a menudo se denominan cubiertas postales de doble uso. El intercambio de correo entre los estados divididos solo podía cruzar las líneas en puntos de intercambio específicos. El correo que iba del norte con destino a puntos del sur pasaba principalmente por City Point, Virginia, mientras que la mayor parte del correo que iba del sur al norte pasaba por Fortress Monroe, Virginia, y por lo general lleva el matasellos de Old Point Comfort.

La tapadera de un prisionero generalmente se adjuntaba con el nombre, rango y compañía del prisionero. La marca, "Examinado", en el anverso de la portada, generalmente en manuscrito, indicaba que la tapa había sido abierta y examinada por funcionarios de la prisión. Una vez en el punto de intercambio, el sobre exterior fue retirado y desechado mientras los oficiales militares examinaban y entregaban la cubierta interior que contenía la carta del prisionero. También existen fundas que fueron llevadas a los puntos de transferencia por los prisioneros intercambiados y, por lo tanto, no llevan las marcas de los examinadores confederados. El correo desde y hacia las diversas prisiones militares y campos de prisioneros es una de las áreas más intrigantes y desafiantes en la historia postal de la Guerra Civil. Cartas dirigidas para Las diversas prisiones de prisioneros de guerra son en la mayoría de los casos mucho más escasas que las cartas enviadas de estas instalaciones. El sur tenía escasez de papel, y debido a que las prisiones confederadas limitaban la cantidad de correspondencia de las prisiones confederadas es mucho más rara que el correo de las prisiones de la Unión. [18] [19] [20]

Prisiones y campos de prisioneros de guerra Editar

Cuando comenzó la Guerra Civil, ambos bandos estaban mal preparados para hacer frente al gran número de tropas capturadas. Durante un tiempo, se utilizó un programa de intercambio de prisioneros y correo que duró hasta junio de 1863, cuando el gobierno de los EE. UU. Puso fin a cualquier cooperación adicional debido a las crecientes tensiones de la guerra y una mayor desconfianza. [20] Los historiadores y coleccionistas buscan los matasellos y sellos encontrados en el correo de las prisiones militares y los campamentos durante la guerra, no solo por su valor de recuerdo, sino también como confirmación de que existían varias personas, eventos y lugares en el momento del envío. indicado por el nombre, dirección, matasellos y otras marcas oficiales. Las cubiertas enviadas a menudo llevan el matasellos del pueblo o ciudad más cercana desde donde se encontraba la prisión o el campo. El estudio de la historia postal militar y los matasellos de la Guerra Civil es un área de la filatelia que involucra un gran volumen de material que cubre los nombres de las ciudades, la historia, la rareza, los matasellos y otras marcas oficiales que se encuentran en el correo hacia y desde las instalaciones de prisioneros de guerra. En los cuadros de navegación a continuación hay dos listas parciales de algunas de las instalaciones penitenciarias más grandes, Union y Confederate, en funcionamiento durante parte o toda la guerra. Los números de los totales de los reclusos se incluyen para proporcionar una idea de cómo saber la cantidad de correo sobreviviente que existe o puede existir. También había instalaciones penitenciarias que contenían un número mucho menor de prisioneros (un par de ellos se enumeran aquí) también. Los registros de algunas instalaciones penitenciarias son completamente inexistentes, el número total de presos detenidos, las cantidades máximas de población carcelaria, las fugas y las muertes siguen sin conocerse en la actualidad. El correo de prisionero de guerra sobreviviente hacia o desde algunos de estos lugares es extremadamente raro, y en algunos casos no se sabe que existan coberturas. [21]

  • Prisión militar de Alton - Alton, Illinois- 12,000
  • Mayordomo del campamento - Springfield, Illinois- 3,000
  • Camp Chase - Columbus, Ohio- 10,000
  • Camp Douglas - Chicago, Illinois- 18,000
  • Campamento Morton - Indianápolis, Indiana- 3,000
  • Castle Williams - Governors Island, Nueva York- 1,500
  • Isla de David - Nueva York- 2,500
  • Prisión de Elmira - Elmira, Nueva York- 12,000
  • Fuerte Delaware - Ciudad de Delaware, Delaware- 12,500
  • Fort Lafayette - Nueva York- 163
  • Fuerte McHenry - Baltimore, Maryland- 6,900
  • Fort Warren - Boston, Massachusetts- 1,000
  • Prisión de la calle Gratiot - San Luis, Misuri- 2,000
  • Hart IslandNueva York- 3,400
  • Isla de Johnson - Lago Erie, Sandusky, Ohio- 10,000
  • Penitenciaría de Ohio - Columbus, Ohio- 360
  • Prisión del Viejo Capitolio - Washington DC.- 300
  • Mirador Point - Condado de Saint Mary, Maryland- 52,000
  • Prisión de Rock Island - Rock Island, Illinois- 12,000
  • Andersonville - Andersonville, Georgia- 45,000 - 50,000
  • Belle Isle - Richmond, Virginia- 18,000
  • Prisión Blackshear - Blackshear, Georgia- 5,000
  • Prisión de Cahaba (Castillo Morgan) - Selma, Alabama- 600
  • Campamento Ford - cerca de Tyler, Texas- 5,300
  • Camp Groce, Camp Gillespie y Camp Felder - Camp Groce 2 millas al este de Hempstead, Texas, Camp Gillespie cerca de Burleigh, Texas y Camp Felder 6.5 millas al noreste de Chappell Hill, Texas- 1.110 detenidos de los cuales 220 murieron o están desaparecidos
  • Campamento Oglethorpe - Macon, Georgia1,200
  • Castillo Pinckney - Charleston, Carolina del Sur- 300
  • Castillo de sorgo - Columbia, Carolina del Sur- 1,400
  • Trueno del castillo - Richmond, Virginia- 1,400
  • Prisión de Danville - Danville, Virginia- 4,000
  • Stockade de Florencia - Florence, Carolina del Sur- 18,000
  • Fuerte Pulaski - Savannah, Georgia- 600
  • Prisión de Libby - Richmond, Virginia- 50,000
  • Prisión de Salisbury - Salisbury, Carolina del Norte- 1,700

Correo de bloqueo Editar

Al comienzo de la Guerra Civil estadounidense, era imperativo para la Confederación obtener correspondencia crucial con los proveedores y otro correo dentro y fuera del país. El 19 de abril de 1861, el presidente Lincoln proclamó un bloqueo a lo largo de todo el litoral de la Confederación para evitar que obtuviera suministros y para evitar que se comunicara con el resto del mundo por medio del correo. Doce puertos principales y aproximadamente 3500 millas (5600 km) de costa a lo largo de los Estados Confederados fueron patrullados por unos 500 barcos [23] que fueron comisionados por la Marina de los EE. UU. alrededor de 200, teniendo en cuenta el elevado número de buques de la Unión que fueron retirados del derecho de bloqueo para realizar reparaciones. [24] El bloqueo jugó un papel importante en la victoria de la Unión sobre los estados confederados. Al final de la Guerra Civil, la Armada de la Unión había capturado a más de 1.100 corredores de bloqueo y había destruido o encallado otros 355 buques. El bloqueo de la Unión redujo una fuente vital de ingresos para el sur, las exportaciones de algodón, a una fracción de lo que eran antes de la guerra, e impidió que gran parte de su correo fuera enviado o recibido. (Ver también: Plan Anaconda) En respuesta al bloqueo, los inversores británicos que estaban fuertemente invertidos en el comercio del algodón y el tabaco construyeron varios vapores especialmente construidos y los utilizaron. Estos buques eran típicamente más pequeños y livianos, lo que a menudo les daba la ventaja de maniobrabilidad y velocidades récord de hasta 17 nudos, lo que les permitía evadir o superar a los barcos de la Unión en patrulla. Sus cargas eran generalmente pequeñas, livianas y, a menudo, incluían correo. [24]

Corredores de bloqueo Editar

Durante el comienzo de la Guerra Civil, hacer que el correo confederado entrara y saliera de la Confederación hacia y desde proveedores extranjeros y otras partes interesadas en el extranjero planteó un problema. Al principio, hacer que un barco atravesara el bloqueo de la Unión era más fácil, pero a medida que avanzaba la guerra, el número de barcos de la Unión en patrulla de bloqueo aumentó, mientras que las tripulaciones veteranas adquirían más experiencia y sabían las tácticas evasivas empleadas por los corredores del bloqueo. Para escapar de la detección, los corredores de bloqueo a menudo intentaban pasar el correo y la carga haciendo viajes nocturnos, especialmente cuando la luna era nueva. Muchas de las embarcaciones también fueron pintadas de un color gris oscuro para ayudarlas a mezclarse con el fondo del mar nocturno, una práctica que le valió a estas embarcaciones el sobrenombre de Galgos. Algunos de los vapores también quemaron un carbón de antracita sin humo que redujo en gran medida su perfil contra el horizonte. Sin embargo, a medida que avanzaba la guerra, la posibilidad de que un barco pasara disminuyó enormemente, y muchos de estos barcos se enfrentaron a la captura o destrucción, y sus cargas y correo nunca llegaron a sus puertos de destino. Como muchas de las embarcaciones utilizadas como corredores de bloqueo se construyeron en Inglaterra para inversores británicos, las tripulaciones y los pasajeros capturados también eran generalmente británicos. La carga a bordo fue recompensada al capitán y la tripulación del barco de captura, se asume como un incentivo adicional para que los capitanes y las tripulaciones de los barcos de patrulla de bloqueo estén más atentos. El correo también fue confiscado y, a veces, utilizado como prueba contra las partes involucradas con el barco y su carga. ( Figura 2 ) En consecuencia, las cubiertas entrantes que fueron preparadas por los agentes de transporte para su transferencia y entrega dentro de la Confederación nunca recibieron varios matasellos u otras marcas de la oficina de correos de la Confederación. [23] [25]

Entre los corredores de bloqueo más notables estaban los vapores como el SS Syren, un vapor de rueda lateral con casco de acero de 169 pies (52 m) que logró un récord de 33 recorridos exitosos a través del bloqueo de la Unión. Otro vapor llamado Alicia, un buque de 177 pies (54 m) con casco de acero, realizó 24 recorridos exitosos, mientras que el Kate, un barco de vapor con casco de madera, hizo 20 recorridos con éxito antes de encallar en noviembre de 1862. Es probable que la mayoría de los corredores del bloqueo llevaran correo al flujo de correo confederado, ya que los estados confederados necesitaban urgentemente suministros básicos, la adquisición de los cuales se realizó a través de correspondencia enviada por correo. Es probable que los diversos cargamentos tengan un correo adjunto para notificar a las distintas partes que su envío ha llegado al puerto. Hoy dia, [ ¿Cuándo? ] Las cubiertas de los bloqueos confederados son muy buscadas por coleccionistas e historiadores que a menudo consideran estos envíos como sellos de tiempo figurativos y una confirmación histórica de que varias personas, barcos y oficinas de correos existieron en y entre estos tiempos y lugares. [23] [25]

Los principales puntos de transferencia del correo que llegaba o tenía como destino Europa y otros lugares eran Nassau en las Bahamas, Bermuda y Cuba. Los barcos que transportaban cartas dirigidas a puntos de la Confederación depositarían su carga de correo en uno de estos puntos de transferencia. Aquí el correo entrante fue manejado por un agente de reenvío quién quitaría el correo o la cubierta interior y lo prepararía para transferirlo en un corredor de bloqueo. A menudo, los agentes de transporte aplicaban sus propias marcas a la cubierta del correo. El correo colocado a bordo de un corredor de bloqueo luego, tal vez con algo de suerte, llegaría a los puertos de Nueva Orleans, Charleston o Wilmington, donde lo recibían los operadores postales confederados que luego lo incluirían en el correo confederado regular para su entrega.

El capitán del corredor de bloqueo normalmente recibía dos centavos por cada carta que entregaba al puerto, que era una suma nominal, ya que su principal fuente de ingresos era la entrega de su cargamento. El número promedio de carreras exitosas de un corredor de bloqueo fue de solo cuatro, y muchas de ellas encontraron un final fatídico en su primera carrera. Varios puertos a lo largo de la costa de la Confederación vieron la mayor parte del tráfico de los corredores de bloqueo. Charleston en Carolina del Sur estaba particularmente bien situado como puerto para los corredores de bloqueo con sus calados poco profundos, al igual que el puerto de Wilmington en Carolina del Norte, que vio la mayor cantidad de tráfico. Debido a que la parte baja del río Mississippi estaba siendo bloqueada, dividiendo efectivamente los estados de la Confederación Occidental de los del este, Nueva Orleans se convirtió en uno de los puertos más activos. En consecuencia, muchas cubiertas de bloqueo tienen matasellos de estos lugares. [23] [25]

Cubiertas patrióticas Editar

Los años durante la Guerra Civil estadounidense fueron un período marcado por fuertes sentimientos y lealtades hacia ambos lados involucrados, y este sentimiento se muestra claramente en la correspondencia de la Guerra Civil conocida por coleccionistas e historiadores como Cubiertas Patrióticas. Los ciudadanos, muchos de los cuales tenían familiares y amigos fuera de combate en la guerra, o que habían muerto en la batalla, a menudo expresaban su lealtad con sobres ilustrados con banderas, retratos, consignas y figuras alegóricas como la de Libertad, que capturó claramente los sentimientos de esa época. Esta práctica fue más evidente en el norte, donde había muchos impresores, especialmente en las ciudades más grandes, que producían una variedad de sobres que mostraban con orgullo estos diseños y que rápidamente se hicieron populares entre la ciudadanía. La situación en el sur era bastante diferente. La demanda de impresores en el Sur agrario era mucho menor y, en consecuencia, los impresores establecidos y calificados eran generalmente inexistentes en la mayor parte de la Confederación. El Sur también carecía de las ventajas y suministros industrializados del Norte, por lo que las diversas cubiertas patrióticas confederadas que han sobrevivido a los años son escasas y raras y generalmente tienen un valor considerable. [26] [27]


Sistema Confederado - Historia

La Guerra Civil representó un momento decisivo en la historia de los impuestos estadounidenses. El rápido y limitado enfrentamiento que ambas partes predijeron con confianza pronto resultó ser una quimera. En cambio, las exigencias de la guerra destructiva y prolongada que envolvió la propiedad privada y las poblaciones civiles, así como a los combatientes comisionados, exigieron innovaciones en la financiación del gobierno. Si bien el resultado del conflicto puede atribuirse a una serie de factores contingentes, las diferentes estrategias fiscales emprendidas por los gobiernos de la Unión y la Confederación indudablemente influyeron en la capacidad de ambas sociedades para sostener el esfuerzo bélico. El norte y el sur emplearon enfoques marcadamente diferentes. Los del Norte demostraron ser más eficaces a largo plazo.

El sur anterior a la guerra disfrutó de una de las cargas fiscales más ligeras de todas las sociedades civilizadas contemporáneas. Los gobiernos locales o estatales evaluaron todas las obligaciones. Por el contrario, el gobierno confederado reunido apresuradamente carecía de la infraestructura burocrática para imponer o recaudar impuestos internos. Sus ciudadanos no poseían ni una tradición de cumplimiento ni un medio para remitir el pago. La tierra y los esclavos constituían la mayor parte del capital del sur. Las formas líquidas de riqueza como el dinero en efectivo o el papel moneda eran difíciles de conseguir en una región predominantemente agraria.

Los esfuerzos para aumentar los ingresos de la guerra a través de varios métodos de impuestos resultaron ineficaces. El Congreso Confederado promulgó un arancel menor en 1861, pero contribuyó solo con $ 3.5 millones en cuatro años. Ese mismo año, el Congreso implementó un pequeño impuesto directo (0.5 por ciento) sobre bienes muebles e inmuebles. Pero el gobierno de Richmond se vio obligado a depender de los estados individuales para cobrar el impuesto. Repitiendo el escenario que se desarrolló durante la Guerra Revolucionaria, la mayoría de los estados no recaudaron el impuesto en absoluto, prefiriendo cumplir con su cuota pidiendo dinero prestado o imprimiendo notas estatales para cubrirlo.

La administración de Davis recurrió a préstamos para financiar la mayor parte inicial de las deudas de guerra. Montado en una ola de entusiasmo patriótico en 1861, el Tesoro ganó $ 15 millones vendiendo su primera emisión de bonos. Sin embargo, la segunda emisión, que consistió en $ 100 millones en bonos con un rendimiento del 8 por ciento, se vendió lentamente. Pocos sureños tenían dinero en efectivo para comprarlos, pero además la tasa de inflación del 12 por ciento al final del año amenazaba con anular cualquier promesa de rendimiento financiero real. A los inversores les correspondió comprar el resto de los bonos al 8 por ciento, que compraron con notas del Tesoro Confederado recién emitidas.

Más por necesidad que por elección, el Sur recurrió a la imprenta para pagar la mayoría de sus facturas. En su primer año, el gobierno confederado obtuvo el 75 por ciento de sus ingresos totales de los pagarés del Tesoro, menos del 25 por ciento de los bonos (comprados, por supuesto, con los pagarés) y menos del 2 por ciento de los impuestos. Si bien la proporción de los dos últimos aumentaría ligeramente en años posteriores, la base del financiamiento de la guerra confederada consistió en más de $ 1.5 mil millones en dólares de papel que comenzaron a depreciarse antes de que la tinta tuviera la oportunidad de secarse. Al negarse a establecer los billetes como moneda de curso legal obligatoria, los funcionarios del Tesoro esperaban evitar socavar la confianza en la moneda. Preferían que la moneda estuviera respaldada por la confianza pública en la supervivencia de la Confederación (los billetes debían ser canjeados en especie a su valor nominal dentro de los dos años posteriores al final de la guerra).

Siendo este el caso, varias notas estatales, del condado y de la ciudad también circularon ampliamente, diluyendo aún más el medio. El hecho de que estos billetes mal impresos se falsificaran fácilmente no ayudó en nada. Irónicamente, la decisión de la Confederación de recurrir al papel moneda en lugar de un sistema de impuestos internos instigó la forma más odiosa y regresiva de impuestos de facto que soportó la sociedad sureña: una inflación desbocada, que apareció a raíz de los cambios militares en 1862 y que superó el 9.000 por ciento. al final de la guerra.

En la primavera de 1863, la aplastante carga de la inflación motivó a Richmond a encontrar una alternativa al dinero fiduciario. En abril, siguieron el ejemplo de la Unión y promulgaron una legislación integral que incluía un impuesto sobre la renta progresivo, un gravamen del 8 por ciento sobre ciertos bienes mantenidos para la venta, impuestos especiales y derechos de licencia, y un impuesto a las ganancias del 10 por ciento para los mayoristas. Estas disposiciones también incluían un impuesto en especie del 10 por ciento sobre los productos agrícolas. Este último gravaba más al campesino que el impuesto progresivo sobre la renta que gravaba a los trabajadores asalariados urbanos, ya que los trabajadores podían remitir moneda depreciada para cumplir con sus obligaciones. Además de la inequidad, la ley eximió de la tasación algunas de las propiedades más lucrativas de los terratenientes ricos, sus esclavos. Los legisladores consideraban que un impuesto a los esclavos era un impuesto directo, constitucionalmente permisible solo después de una distribución sobre la base de la población. Dado que la guerra excluyó cualquier oportunidad de contar cabezas, llegaron a la conclusión de que no era posible aplicar impuestos directos. La acumulación de deudas de guerra y una mayor condena de una `` guerra de ricos, lucha de pobres '' llevaron a la revisión de la ley tributaria en febrero de 1864, que suspendió el requisito de un reparto de impuestos directos basado en el censo e impuso un impuesto del 5 por ciento sobre la tierra y los esclavos. Sin embargo, estos cambios llegaron demasiado tarde para tener un impacto sostenido en el esfuerzo de guerra confederado.

Además de su base industrial desarrollada, el Norte entró en la guerra con varias ventajas institucionales aparentes, incluida una estructura arancelaria y del Tesoro establecida. Con el éxodo de los representantes del sur, el Congreso dominado por los republicanos incrementó las tasas arancelarias a lo largo de la guerra, comenzando en 1862 con la Ley de tarifas de Morill, que revirtió la tendencia a la baja instituida por los demócratas entre 1846 y 1857. La legislación arancelaria posterior, especialmente la ley de 1864, elevó las tarifas aún más. Los aranceles protectores fueron políticamente populares entre los fabricantes, los trabajadores del norte e incluso algunos agricultores comerciales. Pero los aranceles aduaneros ascendieron a alrededor de $ 75 millones anuales, solo nominalmente más, después de ajustar por inflación, que el valor de los aranceles recaudados durante la década de 1850.Aún así, la estructura de tasas altas establecida en la Guerra Civil seguiría siendo un sello distintivo de la economía política de posguerra del Partido Republicano.

Las reservas ideológicas atemperaron algunas de las supuestas ventajas institucionales del Tesoro. El secretario del Tesoro, Salmon Chase, al igual que muchos políticos del norte, generalmente desconfiaba de cualquier forma de intercambio que no fuera metálico. Preferían pagar las deudas del gobierno sacando físicamente el oro del Tesoro en lugar de transferir fondos de los depósitos a la vista mediante cheques. También se negaron a utilizar bancos privados establecidos en Nueva York, Boston y Filadelfia como depósitos de fondos federales, lo que complica aún más las transacciones financieras. Chase esperaba seguir el modelo de Albert Gallatin de financiar la guerra de 1812, que (inicialmente) enfatizaba los préstamos sobre los impuestos. Sin embargo, en última instancia, el aumento de las deudas, la escasez de dinero en metálico y la amenaza de inflación llevaron a la Unión a adoptar planes innovadores tanto para el endeudamiento como para los impuestos internos.

En contraste con la Confederación, que dependía de préstamos para aproximadamente el 35 por ciento de sus finanzas de guerra, la Unión recaudó más del 65 por ciento de sus ingresos de esta manera. Con poca experiencia personal, Chase recurrió al banquero de Filadelfia Jay Cooke para administrar la venta de bonos de guerra. Aunque esperaba que los bancos y los ciudadanos ricos compraran la mayoría de ellos, Cooke empleó una sofisticada campaña de propaganda para comercializar los bonos también entre las clases medias. Los anuncios patrióticos en los periódicos y un ejército de 2.500 agentes persuadieron a casi un millón de norteños (alrededor del 25 por ciento de las familias comunes) de invertir en el esfuerzo bélico. Las ventas de bonos superaron los $ 3 mil millones. De esta manera, Cooke anticipó las técnicas con las que los gobiernos del siglo XX financiarían las guerras modernas.

Para que el programa de bonos tuviera éxito, el Norte necesitaba un suministro de divisas sin restricciones para que los ciudadanos los pagaran y una fuente de ingresos para garantizar los intereses. La Ley de Licitación Legal cumplió el primer requisito. Aprobada en febrero de 1862, la ley autorizó la emisión de $ 150 millones en notas del Tesoro, conocidas como Greenbacks. Sin embargo, a diferencia del documento confederado, el Congreso exigió a los ciudadanos, los bancos y los gobiernos que aceptaran billetes verdes como moneda de curso legal para las deudas públicas y privadas, a excepción de los intereses de los bonos federales y los derechos de aduana. Esta política permitía a los compradores comprar bonos con billetes verdes, mientras que los intereses devengados se pagaban en oro (financiado, en parte, mediante pagos en especie de derechos de aduana). Los inversores disfrutaron de una abundante ganancia inesperada, ya que los valores gubernamentales comprados con moneda depreciada se reembolsaron con oro valorado al nivel de antes de la guerra. Los contribuyentes esencialmente compensaron la diferencia. Debido a que la mayoría de los bonos fueron adquiridos por los ricos o por instituciones financieras, el programa concentró el capital de inversión en manos de aquellos que probablemente lo usarían, tal como lo había intentado hacer el plan de deuda de Alexander Hamilton.

La decisión del gobierno de la Unión de implementar un amplio sistema de impuestos internos no solo aseguró una valiosa fuente de ingresos, sino que protegió a la economía del norte del tipo de inflación ruinosa que experimentó el sur. A pesar de otra emisión de dólares de 150 millones de dólares, la tasa de inflación general del norte alcanzó solo el 80 por ciento, comparable con las tasas internas durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. los Ley de Rentas Internas de 1862, promulgada por el Congreso en julio de 1862, absorbió gran parte de la presión inflacionaria producida por los billetes verdes. Lo hizo porque la Ley colocó impuestos especiales sobre casi todo, incluido el pecado y los artículos de lujo como licores, tabaco, naipes, carruajes, yates, mesas de billar y joyas. Gravaba los medicamentos patentados y los anuncios en los periódicos. Impuso impuestos de licencia sobre prácticamente todas las profesiones o servicios, excepto el clero. Estableció impuestos de timbre, impuestos al valor agregado sobre productos manufacturados y carnes procesadas, impuestos a la herencia, impuestos sobre los ingresos brutos de corporaciones, bancos y compañías de seguros, así como impuestos sobre los dividendos o los intereses que pagaban a los inversores. Para administrar estos impuestos especiales, junto con el sistema de tarifas, la Ley de Rentas Internas también creó una Oficina de Rentas Internas, cuyo primer comisionado, George Boutwell, lo describió como "el departamento gubernamental más grande jamás organizado".

La mayoría de los impuestos internos y aranceles fueron medidas regresivas orientadas al consumo que afectaron más severamente a los estadounidenses de bajos ingresos que a los estadounidenses de altos ingresos. En respuesta, los republicanos buscaron reforzar la equidad del sistema mediante la implementación de un sistema de impuestos complementario que reflejara con mayor precisión la capacidad de pago de los contribuyentes ”. El impuesto sobre la renta abordó esta necesidad.

El primer impuesto sobre la renta federal en la historia estadounidense en realidad precedió a la Ley de Rentas Internas de 1862. Aprobada en agosto de 1861, había ayudado a asegurar a la comunidad financiera que el gobierno tendría una fuente confiable de ingresos para pagar los intereses de los bonos de guerra. Inicialmente, Salmon Chase y Thaddeus Stevens, presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara, querían implementar un impuesto a la propiedad de emergencia similar al adoptado durante la Guerra de 1812. De esta manera, el gobierno podría adaptar el sistema administrativo que los gobiernos estatales y locales había desarrollado para sus propios impuestos a la propiedad. Pero los legisladores entendieron tal impuesto a la propiedad como un impuesto directo. El Artículo 1, Sección 9 de la Constitución requería que el gobierno federal distribuyera la carga entre los estados sobre la base de la población en lugar de los valores de las propiedades. Enfatizar la población sobre el valor de la propiedad en realidad haría que el impuesto fuera bastante regresivo. Los residentes de los estados occidentales de menor densidad, los estados fronterizos y los estados pobres del noreste soportaban una carga mayor que los de los estados urbanos densamente poblados, a pesar de la valiosa propiedad inmobiliaria de estos últimos. Sus representantes también se quejaron de que un impuesto a la propiedad no afectaría propiedades sustanciales "intangibles" como acciones, bonos, hipotecas o efectivo.

Como alternativa, los responsables de la formulación de políticas trataron de seguir el ejemplo de los liberales británicos, que habían recurrido a los impuestos sobre la renta para financiar la guerra de Crimea sin impuestos pesados ​​sobre la propiedad. Justin Morrill, (R-VT), presidente del Subcomité de Medios y Arbitrios sobre Tributación y el arquitecto de la estructura arancelaria regresiva, presentó una propuesta para el primer impuesto sobre la renta federal. Debido a que no gravaba directamente la propiedad, los líderes del Congreso vieron el impuesto sobre la renta como indirecto y, por lo tanto, inmune a las restricciones constitucionales.

El primer impuesto sobre la renta fue moderadamente progresivo y no graduado, imponiendo un impuesto del 3 por ciento sobre los ingresos anuales de más de $ 800 que eximía a la mayoría de los asalariados. Estos impuestos ni siquiera se recaudaron hasta 1862, lo que hizo que los esquemas de financiamiento alternativo como la Ley de Licitación Legal fueran críticos en el ínterin. La Ley de Rentas Internas de 1862 amplió la naturaleza progresiva de la ley anterior al tiempo que agregó graduaciones: eximió los primeros $ 600, impuso una tasa del 3 por ciento sobre los ingresos entre $ 600 y $ 10,000, y una tasa del 5 por ciento sobre los de más de $ 10,000. La ley eximió a las empresas con un valor inferior a $ 600 del impuesto sobre el valor agregado y los ingresos. Se retuvieron impuestos de los salarios de los empleados del gobierno, así como de los dividendos pagados a las corporaciones (el mismo método de recaudación que se empleó más tarde durante la Segunda Guerra Mundial). Además, los impuestos especiales de consumo impuestos por la ley de 1862 fueron diseñados para recaer más fuertemente sobre los productos comprados por los ricos. Thaddeus Stevens elogió la progresividad del sistema tributario:

Mientras tanto, los ricos y los ahorradores se verán obligados a contribuir en gran medida con la abundancia de sus recursos. . . no se han impuesto cargas al trabajador trabajador y al mecánico. . . La comida de los pobres está libre de impuestos y nadie se verá afectado por las disposiciones de este proyecto de ley, cuya vida depende únicamente de su trabajo manual. ''

Pero la guerra se volvió cada vez más costosa (superando los $ 2 millones por día en sus últimas etapas) y difícil de financiar. La capacidad del gobierno para pedir prestado fluctuó con las fortunas del campo de batalla. La armada confederada acosó a la navegación del norte, reduciendo los ingresos de aduana. Y los inevitables problemas administrativos redujeron los ingresos esperados por la recaudación de impuestos sobre la renta y el consumo.

En respuesta, el Congreso aprobó dos nuevas leyes en 1864 que aumentaron las tasas impositivas y expandieron la progresividad de los impuestos sobre la renta. El primer proyecto de ley aprobado en junio aumentó los impuestos comerciales a la herencia, los impuestos especiales, las licencias y los ingresos brutos, junto con los derechos de timbre y los impuestos de fabricación ad valorem. La misma ley procedió a tasar ingresos entre $ 600 y $ 5,000 al 5 por ciento, aquellos entre $ 5,000 y $ 10,000 al 7.5 por ciento, y estableció una tasa máxima del 10 por ciento. A pesar de las protestas de ciertos legisladores con respecto a la injusticia de las tarifas graduadas, la ley de 1864 afirmó este método de gravar los ingresos de acuerdo con y la capacidad de pago. , además de las tarifas establecidas por las facturas de impuestos sobre la renta anteriores. El Congreso había descubierto que el impuesto sobre la renta, además de su valor retórico, también proporcionaba una fuente de ingresos flexible y lucrativa. Los recibos aumentaron de más de $ 20 millones en 1864 (cuando se hicieron las recaudaciones bajo el impuesto sobre la renta de 1862) a casi $ 61 millones en 1865 (cuando las recaudaciones se hicieron bajo la ley de 1864 y el suplemento de emergencia).

Las clases medias altas acomodadas de los centros comerciales e industriales de la nación cumplieron ampliamente con el impuesto sobre la renta. El 10 por ciento de todos los hogares de la Unión habían pagado algún tipo de impuesto sobre la renta por los residentes del noreste del final de la guerra constituían el 15 por ciento de ese total. De hecho, el noreste, un sector de la sociedad estadounidense que poseía el 70 por ciento de la riqueza de la nación en 1860, proporcionó la base impositiva más crítica, remitiendo el 75 por ciento de los ingresos. En total, el Norte recaudó el 21 por ciento de sus ingresos de guerra a través de impuestos, a diferencia del Sur, que recaudó solo el 5 por ciento de esta manera.


Gobierno y políticas

El gobierno confederado se inspiró en el de la Unión federal. Las diferencias más notables fueron los mandatos únicos de seis años para el presidente y el vicepresidente, y la imposibilidad de establecer una corte suprema confederada, disposición que se había previsto en la nueva constitución. En noviembre de 1861, Jefferson Davis y Alexander Stephens fueron elegidos presidente y vicepresidente bajo la constitución permanente. Como presidente provisional, Davis había seleccionado su gabinete inicialmente sobre la base de la representación estatal. Los puestos más importantes fueron Robert Toombs de Georgia como secretario de estado, Christopher G. Memminger de Carolina del Sur como secretario del Tesoro y Leroy P. Walker de Alabama como secretario de guerra. Ansioso por perseguir sus ambiciones militares y políticas, Toombs renunció en julio de 1861 y fue reemplazado por Robert M. T. Hunter de Virginia, el primero de muchos cambios en el gabinete que Davis se vio obligado a hacer. En total, la Confederación tenía cuatro secretarios de estado, cinco fiscales generales, dos secretarios del tesoro y seis secretarios de guerra. Probablemente el miembro más capaz del gabinete fue Judah P. Benjamin de Luisiana, cuyo papel destacado en la administración de Davis despertó resentimiento debido a su origen judío. Benjamin sirvió a la Confederación entre 1861 y 1865 como fiscal general, secretario de guerra y secretario de estado.

El congreso confederado se sentó como un cuerpo unicameral provisional durante el primer año de la república y fue reemplazado por un senado y una casa permanentes en febrero de 1862. La contribución del congreso al gobierno confederado se vio socavada por su alta rotación de personal: solo alrededor del 10 por ciento de los miembros sirvieron continuamente de 1861 a 1865, y muchos de los plantadores-políticos del Sur prefirieron servir en el ejército en lugar de la legislatura. Supervisando el Senado estaba el vicepresidente Alexander Stephens, quien emergió como uno de los críticos más apasionados de Davis. La oposición política a Davis fue evidente desde principios de la guerra, pero se intensificó después de las elecciones al Congreso de 1863, que, a pesar de su baja participación, representaron un juicio sobre la conducción de la guerra por parte del gobierno confederado, de hecho, sobre la Confederación misma. El segundo congreso confederado, que se reunió en mayo de 1864, vio un aumento significativo en el número de miembros en contra de la administración. Sin embargo, a pesar del constante desacuerdo, el presidente confederado en general mantuvo el control de la formulación de políticas y, en general, fue apoyado por la legislatura en cuestiones importantes. Jefferson Davis ejerció su poder de veto treinta y nueve veces, y en todas las ocasiones excepto una & # x2014 un proyecto de ley para permitir el envío gratuito en los periódicos de los soldados & # x2014 el Congreso confirmó su acción. A medida que se acercaba la derrota en la guerra a principios de 1865, la legislatura, encabezada por el volátil senador Louis Wigfall de Texas, trató de afirmar su autoridad sobre el presidente insistiendo en cambios en la administración civil y militar. Las demandas incluían la renuncia del gabinete, a la que Davis se resistió incluso cuando aceptó la salida de James A. Seddon, el secretario de guerra, y la concesión de poderes adicionales al general en jefe, Robert E. Lee, al que el el presidente accedió.

Con mucho, la desviación más significativa de la Confederación de la práctica estadounidense anterior fue la ausencia de un sistema bipartidista. La secesión y la fundación confederada en muchos aspectos habían sido una reacción contra la política del partido, que Davis y otros líderes, volviendo a una ideología anterior, consideraban corruptora y antipática a su visión de la unidad del sur. Pero la oposición política al gobierno de Davis no pudo calmarse y, desde el principio, surgieron serias diferencias sobre los principales aspectos de la política en tiempos de guerra, incluido el reclutamiento y el reclutamiento. En ausencia de partidos políticos, la oposición fue fragmentada, individualista y, a menudo, de tono muy personal. Gran parte de la oposición pública a la administración de Davis provino de los gobernadores, que estaban ansiosos por proteger las prerrogativas estatales contra las usurpaciones del nacionalismo confederado, y, con mucho, el más persistente de los críticos del gobernador fue el gobernador Joseph E. Brown de Georgia, quien vio la política. del servicio militar obligatorio como destructivo de los derechos de ambos estados y la libertad popular. Aunque la oposición a los derechos de los estados puede haber ayudado a socavar la confianza pública en la conducción de la guerra de Davis, no logró desviar al presidente, cuyas acciones fueron respaldadas por el Congreso y, fundamentalmente, por los tribunales supremos estatales que invariablemente encontraron que la legislación sobre el reclutamiento era constitucional.


Cómo se blanqueó la historia de Dixie

Las Hijas Unidas de la Confederación fueron una vez una fuerza poderosa en la educación pública en todo el sur, hasta reescribir la historia: los esclavos eran felices, todos ustedes.

Kevin M. Levin

Cortesía de Christopher Dickey

A principios de esta semana, la Universidad de Vanderbilt anunció que eliminaría la palabra "Confederado" del frontón de piedra en la entrada de un dormitorio del campus conocido como Memorial Hall. La decisión pone fin a una disputa de larga data entre la universidad y la división de Tennessee de United Daughters of the Confederacy, que proporcionó los fondos para la construcción del edificio y reclamó los derechos de nombre en 1933. Como parte del acuerdo, el La escuela pagará al UDC $ 1.2 millones o el valor presente de su donación inicial de $ 50,000. Esta decisión es la última de una serie de movimientos de alto perfil para eliminar la iconografía confederada de lugares públicos y privados, así como un reflejo del largo declive de la UDC.

Las mujeres que fundaron la UDC en 1894 se comprometieron a preservar y defender la memoria de los soldados confederados y su causa. Para la Primera Guerra Mundial, la membresía en la UDC había alcanzado aproximadamente 100,000. Si bien los capítulos se establecieron finalmente en todo el país, siguieron siendo más influyentes en el sur, donde organizaron ceremonias del Día de la Decoración, dedicaciones de monumentos y recaudaron dinero para apoyar a los veteranos en su vejez. Sin embargo, su función más importante era supervisar cómo se enseñaba la historia a la siguiente generación en los niveles de la escuela secundaria y la universidad. Se esperaba que los estudiantes asumieran la responsabilidad de defender a sus antepasados ​​una vez que la generación que vivió la guerra hubiera muerto. Lo hicieron principalmente autorizando libros de texto para uso en el aula y rechazando aquellos que consideraban una amenaza para la memoria del soldado confederado.

La UDC promovió historias que celebraban la causa confederada elogiando a líderes como Robert E. Lee y Stonewall Jackson e ignorando o reinterpretando la causa central de la guerra, a saber, la esclavitud. Considere el libro de texto de 1895 de Susan Pendleton Lee, Una historia escolar de los Estados Unidos, en el que declaró que aunque los abolicionistas habían declarado que la esclavitud era un "mal moral", la mayoría de los sureños creían que "los males relacionados con ella eran menores que los de cualquier otro sistema de trabajo". "Cientos de miles de salvajes africanos", según el autor, "habían sido cristianizados bajo su influencia; existían las relaciones más amables entre los esclavos y sus dueños". No debería sorprendernos que en su relato de la Reconstrucción, el Ku Klux Klan fuera necesario “para protegerse contra. . . ultrajes cometidos por negros descarriados ".

En la primera década del siglo XX y con el apoyo de la UDC, la mayoría de los estados del sur establecieron comisiones de libros de texto para supervisar y recomendar libros para todas las escuelas públicas que proporcionaran una interpretación "justa e imparcial". Estos comités trabajaron diligentemente para desafiar a los editores que amenazaban la historia de guerra preferida del Sur: “Las escuelas y los maestros del Sur han preparado libros que los niños del Sur pueden leer sin insultar o insultar a sus padres. Las imprentas de todo el sur —y de todo el norte— están enviando a miles de imprentas que cuentan el verdadero carácter de la lucha heroica. La influencia . . . del Sur prohíba por más tiempo la perversión de la verdad y la falsificación de la historia ".

Quizás el mejor ejemplo de la supervisión ejercida por la UDC fue a través de los esfuerzos de Mildred L. Rutherford de Georgia, quien se desempeñó como "Historiador General" de la organización. En 1919, Rutherford publicó Una vara de medir para probar libros de texto y libros de referencia en escuelas, universidades y bibliotecas. El libro fue recomendado para "todas las autoridades encargadas de la selección de libros de texto para colegios, escuelas y todas las instituciones escolares" y recomendó que "todas las autoridades bibliotecarias de los estados del sur marquen todos los libros de sus colecciones que no lleguen a la misma medida, en la portada del mismo, 'Injusto al Sur' ”.

Las recomendaciones de Rutherford incluían rechazar los libros que hablaban de la Constitución como algo más que como un pacto entre estados soberanos.También se rechazaron los libros de texto que no describían claramente las injerencias en los derechos garantizados al Sur por la Constitución, que se creía conducían directamente a la secesión. Cualquier libro que sugiriera que la Confederación luchó para proteger la esclavitud fue rechazado. Esto también se aplica a cualquier libro que caracterice a los esclavistas del Sur como crueles e injustos con sus bienes muebles. Finalmente, Abraham Lincoln no debía ser glorificado ni Jefferson Davis vilipendiado.

En respuesta a algunas de las violaciones más atroces relacionadas con la historia de la esclavitud, Rutherford ofreció una serie de correcciones. Ella sugirió que “los hombres del sur estaban ansiosos por que los esclavos fueran libres. Estaban estudiando seriamente el problema de la libertad, cuando los abolicionistas fanáticos del Norte tomaron el asunto en sus propias manos ”. Y en una afirmación que todavía hoy se repite ampliamente, Rutherford argumentó que, “Gen. Lee liberó a sus esclavos antes de que comenzara la guerra y el general Ulysses S. Grant no liberó a los suyos hasta que terminó la guerra ".

El esfuerzo realizado por la UDC para controlar los libros de texto de historia valió la pena enormemente y continuó dando forma a cómo los estadounidenses recordaban la Guerra Civil hasta bien entrado el siglo XX. Todavía en los años 70, el estado de Virginia todavía usaba el popular libro de texto Virginia: historia, gobierno, geografía por Francis B. Simkins, Spotswood H. Jones y Sidman P. Poole, publicado por primera vez en 1957. Su capítulo sobre la esclavitud, "Cómo vivían los negros bajo la esclavitud", presentaba a una familia afroamericana bien vestida a bordo de un barco temblando manos con un hombre blanco, que se presume es el nuevo dueño de la familia. Así es como describe la esclavitud:

Existía un sentimiento de fuerte afecto entre amos y esclavos en la mayoría de los hogares de Virginia. . . Los sirvientes de la casa se volvieron casi tan parte del círculo familiar del plantador como sus miembros blancos. . . Los negros siempre estuvieron presentes en las bodas familiares. Se les permitió ver bailes y otros entretenimientos. . . Existía un fuerte vínculo entre esclavo y amo porque cada uno dependía del otro ... El sistema esclavista exigía que el amo cuidara al esclavo en la infancia, en la enfermedad y en la vejez. La consideración que el amo y los esclavos se tenían el uno al otro hacía feliz y próspera la vida en la plantación. La vida entre los negros de Virginia en tiempos de esclavitud fue generalmente feliz. Los negros andaban alegremente ganándose la vida para sí mismos y para aquellos para quienes trabajaban. . . Pero no les preocupaban las furiosas discusiones entre los norteños y los sureños sobre lo que debería hacerse con ellos. De hecho, prestaron poca atención a estos argumentos.

No está claro qué hará la UDC con el pago de $ 1.2 millones, pero una cosa es segura y es que no podrán usarlo para impulsar la agenda de sus antepasados. Su narrativa histórica preferida se ha desacreditado en gran medida durante las últimas décadas y la organización en sí es ahora en gran parte ceremonial.

A raíz de la decisión de Vanderbilt, algunos han expresado su preocupación de que al cambiar el nombre del edificio, la universidad está "borrando la historia". Tales afirmaciones son irónicas dados los esfuerzos de la UDC por controlar y distorsionar (para sus propios fines egoístas) la enseñanza de la historia que tiene lugar en los campus de la escuela secundaria y la universidad todos los días en todo el país.

Kevin M. Levin es un historiador y educador que vive en Boston. Es el autor de Remembering the Battle of the Crater: War as Murder (2012) y actualmente está trabajando en Searching For Black Confederate Soldiers: The Civil War's Most Persistent Myth. Puede encontrarlo en línea en Civil War Memory y Twitter @kevinlevin.


Historia del ejército confederado

La confederación se creó al comienzo de la Guerra Civil estadounidense. En 1860, cuando Abraham Lincoln ganó las elecciones, los estados del sur comenzaron a separarse de la Unión. Decidieron crear una confederación y así tener una organización para tomar decisiones. La fuerza del Ejército Confederado era la mitad del Ejército de la Unión. Había un número limitado de soldados que estaban en contra de las Fuerzas Federales y el gobierno central.

No solo había hombres del Ejército de la Unión en el Ejército Confederado, sino también los prisioneros que fueron capturados en la guerra de diferentes escaramuzas. También incluían a los nativos americanos. Había alrededor de 28,693 nativos americanos que sirvieron tanto en la Unión como en el Ejército Confederado. El ejército confederado tenía afroamericanos y chinos. Los registros incompletos y destruidos dan un número inexacto de los números que sirvieron en el Ejército Confederado, pero según las mejores estimaciones, 1,5 millones de soldados participaron en la guerra civil contra el Ejército de la Unión.


Efectos de la Constitución Confederada

Al limitar el poder del gobierno central, los fundadores de la Confederación también limitaron su capacidad para hacer la guerra. Los estados podían negar el uso de su milicia al gobierno confederado y, a veces, lo hacían si sentían que los hombres eran necesarios para la defensa en casa. La constitución también restringió severamente la capacidad del gobierno para recaudar dinero, una situación agravada por el costo de la guerra. La inflación se disparó, lo que provocó "disturbios por el pan" en muchos lugares, incluida la capital, Richmond.

El 2 de abril de 1865, ese capital cayó en manos de las fuerzas de la Unión. El presidente Davis y su gabinete huyeron con el tesoro que tenía la intención de restablecer el gobierno al oeste del Mississippi, pero el 10 de mayo fue capturado cerca de Irwinville, Georgia.

La Confederación había durado apenas cuatro años. Es cuestionable si en última instancia podría haber tenido éxito si hubiera ganado la guerra o si no hubiera habido guerra. Incluso dentro de su breve vida, algunos estados de la Confederación ya amenazaban con separarse de ella debido a la insatisfacción con la Administración Davis.


Contenido

  • Los preámbulos de las Constituciones de los Estados Unidos y de la Confederación tienen algunas similitudes, pero parece que los autores de la Constitución Confederada se propusieron dar una sensación diferente al nuevo preámbulo. Aquí se proporcionan ambos preámbulos. El texto en negrita muestra las diferencias entre ellos. El preámbulo de la Constitución Confederada incluye referencias a Dios, un gobierno perpetuo y la soberanía e independencia de cada estado.
    • El preámbulo de la Constitución de los Estados Unidos: "Nosotros, la gente del Unido Estados, con el fin de formar un unión más perfecta, establecer Justicia, asegurar la Tranquilidad doméstica, prever la defensa común, promover el bienestar general, y asegurarnos las Bendiciones de la Libertad para nosotros y para nuestra Posteridad, ordena y establece esta Constitución para la Unido Estados de América ". [4]
    • El Preámbulo de la Constitución Confederada: "Nosotros, la gente del Confederado Estados, cada estado actuando en su carácter soberano e independiente, para formar un gobierno federal permanente, establecer la justicia, asegurar la tranquilidad doméstica y asegurar las bendiciones de la libertad para nosotros y nuestra posteridad - invocando el favor y la guía del Dios Todopoderoso - Ordene y establezca esta Constitución para el Confederado Estados de América ". [1]

    Resúmenes de artículos Editar

    La Constitución Confederada siguió la Constitución de los Estados Unidos en su mayor parte en el cuerpo principal del texto, pero con algunos cambios:

    Artículo I diferencias Editar

    • Enmendado Artículo I Sección 2 (1) prohibir a las personas "de nacimiento en el extranjero" que "no eran ciudadanos de los Estados Confederados" votar "por cualquier funcionario, civil o político, estatal o federal". [6]
    • Artículo I Sección 2 (3) es esencialmente el mismo, y la cláusula todavía cuenta solo "tres quintos de todos los esclavos" [7] para la población total de cada estado, tal como lo hizo en los EE. UU. con el Compromiso de los Tres Quintos: "El número de Representantes no exceda de uno por cada cincuenta mil ”. [7] mientras que en la Constitución de los Estados Unidos "El número de representantes no excederá de uno por cada treinta mil". [8] Una enmienda propuesta a la Constitución de los Estados Unidos que había estado esperando la ratificación de los estados habría cambiado el número máximo de representantes a uno por cada cincuenta mil.
    • Enmendado Artículo I Sección 2 (5) Permitir que las legislaturas estatales impugnen a los funcionarios federales que viven y trabajan solo dentro de su estado con dos tercios de los votos de ambas cámaras de la legislatura estatal. [7]
    • En cuanto al nombramiento de senadores, Artículo I Sección 3 (1) agrega "en el período ordinario de sesiones inmediatamente anterior al comienzo del período de servicio". [9] La legislatura estatal, que entonces era responsable del nombramiento de los senadores, tuvo que esperar hasta que el escaño quedó vacante.
    • Artículo I Sección 4 (1) trata de las elecciones y añade "sujeto a las disposiciones de esta Constitución" [10] a la Cláusula de la Constitución de los Estados Unidos. Eso significaba que cada legislatura estatal era libre de tomar su propia decisión, excepto si la constitución establecía otras reglas. Lo antes mencionado Artículo I Sección 2 (1) y Artículo I Sección 3 (1) las cláusulas entrarían en esa categoría.
    • Enmendado Artículo I Sección 6 (2) permitir a la Cámara de Representantes y al Senado la capacidad de otorgar escaños a los jefes de cada departamento ejecutivo para discutir asuntos relacionados con sus departamentos con el Congreso. La cláusula es la misma que la de la Constitución de los Estados Unidos y agrega:
    • Enmendado Artículo I Sección 7 (2) para otorgar al presidente de los Estados Confederados de América un veto por partidas individuales, pero también requería que cualquier proyecto de ley en el que el presidente usara el veto se volviera a presentar a ambas cámaras para un posible voto anulado por dos tercios de ambas cámaras.
    • En un intento de evitar que el Congreso Confederado proteja la industria, los redactores agregaron a Artículo I Sección 8 (1):

    Artículo I Sección 8 (3) agregó bastante a la Constitución de los Estados Unidos en un intento de impedir que el Congreso Confederado apruebe leyes para "facilitar el comercio", [12] con algunas excepciones que permiten la seguridad y la mejora de las vías fluviales.

    Artículo I Sección 8 de la Constitución de los Estados Unidos.

    • Hay cambios y adiciones a Artículo 1 Sección 9 Cláusulas (1), (2), y (4) que están cubiertos en el Esclavitud sección siguiente.
    • Las primeras doce enmiendas a la Constitución de los Estados Unidos, incluida la Declaración de Derechos, se incorporaron directamente a la Constitución Confederada. Eso se hizo principalmente en Artículo I Sección 9 de la Constitución Confederada, con las primeras ocho enmiendas a la Constitución de los Estados Unidos convirtiéndose en cláusulas (12) para (19). [14][15]
    • Además de tres cláusulas completamente nuevas en la Constitución Confederada para el Artículo I, Sección 9.
    • Artículo I, Sección 9 (9)
    • Enmiendas I mediante VIII están contenidos, en el mismo orden, en Artículo I, Sección 9 (12) mediante Artículo I, Sección 9 (19) (el resto de la Declaración de Derechos de los Estados Unidos se encuentra en el Artículo VI).
    • Artículo I, Sección 9 (20) se agregó para limitar los nuevos proyectos de ley a un solo tema presentado.
    • Artículo I Sección 10 (3): Los Estados Confederados no tenían la capacidad de cobrar impuestos a los barcos y negociar tratados sobre vías navegables con otros Estados sin el consentimiento del Congreso. Esa cláusula limitaba a los Estados Confederados en su capacidad para mantener tropas o participar en la guerra, pero tendrían la capacidad de firmar pactos para la mejora de los ríos compartidos.

    Artículo II Editar

    • El presidente de los Estados Confederados de América debe ser elegido por electores, elegidos por los estados individuales, por un solo período de seis años, en lugar de un número ilimitado de períodos de cuatro años. Artículo 2 Sección 1 (1) se lee como: "El poder ejecutivo recaerá en un Presidente de los Estados Confederados de América. Él y el Vicepresidente ocuparán sus cargos por un período de seis años, pero el Presidente no podrá volver a ser elegible".[6]
    • Enmienda XII de la Constitución de los Estados Unidos se agrega aquí como Artículo II Sección 1 (3), (4), y (5)[6][17]
    • Artículo II Sección 1 (7) de la Constitución Confederada requería que los candidatos a Presidente de la Confederación hubieran residido "dentro de los límites de los Estados Confederados" durante 14 años. [6]

    Cambios a Articulo III

    • Artículo III Sección 2 (1) de la Constitución Confederada combina la primera cláusula de Artículo III Sección 1 en la Constitución de los Estados Unidos con Enmienda XI. La frase "ciudadanos del mismo estado" [18] se omite y "y los estados extranjeros, ciudadanos o súbditos, pero ningún estado podrá ser demandado por un ciudadano o súbdito de cualquier estado extranjero" [19] se agrega en la Constitución Confederada.

    Cambios a Articulo IV

    • Hubo cambios y adiciones a Artículo IV Sección 2 (1) y Artículo IV Sección 3 (3), que están cubiertos en el Esclavitud sección siguiente.
    • Artículo IV Sección 3 (1) requirió que dos tercios de ambas cámaras del Congreso votaran por un nuevo estado para unirse a la Confederación.

    Otros estados pueden ser admitidos en esta Confederación por un voto de dos tercios de toda la Cámara de Representantes, y dos tercios del Senado, el Senado vota por estados, pero ningún nuevo estado se formará o erigirá dentro de la jurisdicción de cualquier otro. estado ni ningún estado puede estar formado por la unión de dos o más estados, o partes de estados, sin el consentimiento de las legislaturas de los estados interesados, así como del Congreso. [20]

    Cambios a Articulo V

    • El Congreso Confederado, a diferencia de la Constitución de los Estados Unidos, no pudo proponer enmiendas. En cambio, las enmiendas debían ser propuestas por convenciones constitucionales en al menos tres estados. [21] La Constitución Confederada también aclaró una ambigüedad en el Artículo V de la Constitución de los Estados Unidos al declarar que una convención nacional podría proponer solo enmiendas sugeridas por las convenciones estatales, en lugar de tener la autoridad para enmendar toda la Constitución. El proceso de enmienda se hizo más fácil (Artículo V Sección 1 (1)) al exigir que solo dos tercios de los estados ratifiquen, en lugar de tres cuartos.

    Cambios a Articulo VI

    • La Constitución Confederada agregó una cláusula para ayudar con la transición del gobierno provisional.

    Artículo VI Sección 1 (1)

    El Gobierno establecido por esta Constitución es el sucesor del Gobierno Provisional de los Estados Confederados de América, y todas las leyes aprobadas por este último seguirán vigentes hasta que las mismas sean derogadas o modificadas y todos los funcionarios nombrados por los mismos permanecerán. en el cargo hasta que sus sucesores sean nombrados y calificados, o hasta que los cargos sean abolidos. [22]
    • Enmiendas IX y X de la Constitución de los Estados Unidos se agregaron aquí como Artículo VI Sección 1 (5), y (6)[23][24][25]

    Cambios a Articulo VII

    • Artículo VII Sección 1 (2), con instrucciones para la elección de funcionarios permanentes después de la ratificación de la Constitución Confederada.

    Cuando cinco estados hayan ratificado esta Constitución, en la forma antes señalada, el Congreso de la Constitución Provisional, prescribirá el tiempo para la celebración de la elección de Presidente y Vicepresidente y, para la reunión del Colegio Electoral y, para el escrutinio de los votos. e inauguración del presidente. Asimismo, prescribirán el tiempo para la celebración de la primera elección de los miembros del Congreso de conformidad con esta Constitución, y el tiempo para su reunión. Hasta la constitución de dicho Congreso, el Congreso al amparo de la Constitución Provisional continuará ejerciendo las facultades legislativas que se les otorgan sin extenderse más allá del tiempo limitado por la Constitución del Gobierno Provisional. [26]

    Diferencias por tema Editar

    Esclavitud editar

    Había varias diferencias importantes entre las constituciones relativas a la esclavitud.

    • Considerando que la Constitución de los Estados Unidos original no usaba la palabra "esclavitud" o el término "esclavos negros" [27], sino que usaba "Persona (s) retenidas al servicio o al trabajo", [28] que incluía a blancos y nativos americanos en servidumbre por contrato. , la Constitución Confederada aborda la legalidad de la esclavitud directamente y por su nombre. [29]
    • Aunque el Artículo I, Sección 9 (1), de ambas constituciones es bastante similar al prohibir la importación de esclavos de naciones extranjeras, la Constitución Confederada permitió a los Estados Confederados importar esclavos de los Estados Unidos y especificó la "raza africana" como tema. . La importación de esclavos a los Estados Unidos, incluido el sur, era ilegal desde 1808. [30]
    • La Constitución Confederada luego agregó una cláusula que le dio al Congreso el poder de prohibir la importación de esclavos de cualquier estado no confederado.
    • La Constitución de los Estados Unidos establece en el Artículo IV, Sección 2, "Los ciudadanos de cada estado tendrán derecho a todos los privilegios e inmunidades de los ciudadanos en los distintos estados". La Constitución Confederada agregó que un gobierno estatal no podía prohibir los derechos de los dueños de esclavos que viajan o visitan desde un estado diferente con sus esclavos.
    • La Constitución Confederada agregó una cláusula sobre la cuestión de la esclavitud en los territorios, el debate constitucional clave de las elecciones de 1860, al declarar explícitamente que la esclavitud debe ser protegida legalmente en los territorios.

    Derechos de los estados Editar

    El preámbulo de la Constitución Confederada incluyó la frase "cada Estado actuando en su carácter soberano e independiente", que enfocó la nueva constitución en los derechos de los estados individuales.

    • El Preámbulo de la Constitución Confederada comenzaba, "Nosotros, el pueblo de los Estados Confederados, cada Estado actuando en su carácter soberano e independiente". [1]

    Los estados de la Confederación obtuvieron varios derechos que los estados de la Unión no tienen, como el derecho a acusar a los jueces federales y otros funcionarios federales si trabajaban o vivían únicamente en su estado.

    • La Constitución Confederada omitió la frase "emitir letras de crédito" del Artículo 1 Sección 10 de la Constitución de los Estados Unidos, que negaba a los estados el derecho a emitir dichas letras de crédito.
    • La Constitución Confederada permitió a los estados gravar los barcos omitiendo la frase de la Constitución de los Estados Unidos que lo prohíbe.
    • También en Artículo I Sección 10 (3), los Estados Confederados tenían el poder de hacer tratados entre ellos sobre las vías fluviales.

    Los estados confederados perdió algunos derechos que los estados de la Unión retuvieron.

    • Los estados perdieron el derecho a determinar si los extranjeros pueden votar en sus estados: Artículo I Sección 2 (1) como se ha mencionado más arriba.
    • Los estados también perdieron la capacidad de restringir los derechos de los propietarios de esclavos que viajan y permanecen en el país: Artículo IV Sección 2 (1) como se ha mencionado más arriba. (Muchos sureños ya eran de la opinión de que la Constitución de los Estados Unidos ya protegía los derechos de los propietarios de esclavos residentes y viajeros y que la Constitución Confederada simplemente lo hacía explícito).
    • El Congreso Confederado podría determinar los impuestos entre estados.
    • La Constitución Confederada contenía muchas de las frases y cláusulas que habían provocado desacuerdos entre los estados de EE. UU., Incluida una Cláusula de supremacía, una Cláusula de comercio y una Cláusula necesaria y adecuada.La Cláusula de Supremacía y la Cláusula Necesaria y Adecuada son casi idénticas en ambas constituciones. [12] [35] [13] [22]
      • La Cláusula de Comercio difería de la siguiente manera en que se impidió al Congreso Confederado aprobar leyes para "facilitar el comercio" [12], como se muestra arriba.

      Los firmantes y los estados que representaban fueron:

        , Presidente del Congreso
    • Carolina del Sur: R. Barnwell Rhett, C. G. Memminger, Wm. Porcher Miles, James Chesnut, Jr., R. W. Barnwell, William W. Boyce, Laurence Keitt, T. J. Withers
    • Georgia: R. Toombs, Francis S. Bartow, Martin J. Crawford, Alexander H. Stephens, Benjamin H. Hill, Thos. R. R. Cobb, E. A. Nisbet, Augustus R. Wright, A. H. Kenan
    • Florida: Jackson Morton, J. Patton Anderson, Jas. B. Owens
    • Alabama: Richard W. Walker, Robt. H. Smith, Colin J. McRae, William P. Chilton, Stephen F. Hale, David P. Lewis, Tho. Miedo, Jno. Gill Shorter, J. L. M. Curry
    • Misisipí: Alex. M. Clayton, James T. Harrison, William S. Barry, W. S. Wilson, Walker Brooke, W. P. Harris, J. A. P. Campbell
    • Luisiana: John Perkins Jr., Alex. de Clouet, C. M. Conrad, Duncan F. Kenner, Henry Marshall, Edward Sparrow
    • Texas: John Hemphill, Thomas N. Waul, John H. Reagan, Williamson S. Oldham, Louis T. Wigfall, John Gregg, William Beck Ochiltree
    • El Congreso comenzó a moverse para la ratificación de la Constitución de los Estados Confederados el 11 de marzo de 1861:

      Estado Fecha
      1 Alabama 13 de marzo de 1861 [36]
      2 Georgia 16 de marzo de 1861 [37]
      3 Luisiana 21 de marzo de 1861 [38]
      4 Texas 23 de marzo de 1861 [39]
      5 Misisipí 29 de marzo de 1861 [40]
      6 Carolina del Sur 3 de abril de 1861 [41]
      7 Florida 22 de abril de 1861 [42]

      Aunque el Tribunal Supremo de los Estados Confederados nunca se constituyó, los tribunales supremos de los diversos estados confederados emitieron numerosas decisiones interpretando la Constitución Confederada. Como era de esperar, dado que la Constitución Confederada se basó en la Constitución de los Estados Unidos, las Cortes Supremas del Estado Confederado a menudo usaban los precedentes de la Corte Suprema de los Estados Unidos. La jurisprudencia de la Corte Marshall influyó así en la interpretación de la Constitución Confederada. Los tribunales estatales defendieron repetidamente los sólidos poderes del Congreso Confederado, especialmente en asuntos de necesidad militar. [43]

      Los historiadores contemporáneos coinciden abrumadoramente en que la secesión fue motivada por la preservación de la esclavitud. Hubo numerosas causas para la secesión, pero la preservación y la expansión de la esclavitud fueron sin duda las más importantes. La confusión puede provenir de combinar las causas de la secesión con las causas de la guerra, que son temas separados pero relacionados. (Lincoln entró en un conflicto militar no para liberar a los esclavos sino para sofocar una rebelión). Según el historiador Kenneth M. Stampp, cada lado apoyaba los derechos de los estados o el poder federal solo cuando era conveniente hacerlo. [44] Stampp también citó al vicepresidente confederado Alexander Stephens Una visión constitucional de la última guerra entre los estados como un ejemplo de un líder del Sur que dijo que la esclavitud era la "piedra angular de la Confederación" cuando comenzó la guerra pero, después de la derrota del Sur, dijo que la guerra había sido en cambio sobre los derechos de los estados. [45]

      Según un discurso pronunciado en 1861 por el político de Alabama Robert Hardy Smith, el estado de Alabama declaró su secesión de los Estados Unidos para preservar y perpetuar la práctica de la esclavitud, el debate al que se refirió como la "disputa de los negros". En su discurso, Smith elogió la constitución confederada por su falta de eufemismos y sus sucintas protecciones del derecho a poseer esclavos "negros":

      Hemos disuelto la última Unión principalmente a causa de la disputa de los negros. Ahora bien, ¿hay algún hombre que quisiera reproducir esa lucha entre nosotros? Y sin embargo, él, que deseaba que la trata de esclavos se fuera para la acción del Congreso, no ve que se propuso abrir una caja de Pandora entre nosotros y hacer que nuestra arena política resuene nuevamente con esta discusión. Si hubiéramos dejado la cuestión sin resolver, en mi opinión, deberíamos haber sembrado las semillas de la discordia y la muerte en nuestra Constitución. Felicito al país porque la lucha se ha detenido para siempre y porque la esclavitud estadounidense debe presentarse ante el mundo tal como es y por sus propios méritos. Ahora hemos colocado nuestra institución nacional, y aseguramos inconfundiblemente sus derechos, en la Constitución. No hemos buscado con eufonía ocultar su nombre. Hemos llamado "esclavos" a nuestros negros, y los hemos reconocido y protegido como personas y nuestros derechos sobre ellos como propiedad.

      El demócrata de Georgia Alexander H. Stephens, quien se convertiría en el vicepresidente confederado, declaró en su discurso fundamental que la constitución confederada era "decididamente mejor que" la estadounidense, ya que la primera "puso fin, para siempre, a todas las inquietantes cuestiones relacionadas con a nuestra institución peculiar. La esclavitud africana, tal como existe entre nosotros, el estatus apropiado del negro en nuestra forma de civilización. Esta fue la causa inmediata de la ruptura tardía y la revolución actual. Jefferson en su pronóstico, había anticipado esto, como la 'roca sobre lo cual se dividiría la vieja Unión. Él estaba en lo correcto." [49]


      Guerra civil americana

      En febrero de 1861 muchos de los estados del sur de Estados Unidos decidieron formar su propio país. Lo llamaron los Estados Confederados de América. Sin embargo, los estados del norte no estuvieron de acuerdo en que estos estados tuvieran derecho a irse. Esto inició la Guerra Civil.

      Carolina del Sur Secedes

      El primer estado en salir de los Estados Unidos fue Carolina del Sur el 20 de diciembre de 1860. Cuando un estado deja un país se llama secesión. Esto significa que ya no querían ser parte de los Estados Unidos y querían hacer su propio gobierno. En febrero de 1861, varios estados se habían separado, incluidos Mississippi, Alabama, Georgia, Florida, Louisiana y Texas. Más tarde, Carolina del Norte, Tennessee, Virginia y Arkansas se unirían a ellos.

      Cuando los estados del sur se separaron y formaron su propio país, Abraham Lincoln y muchos otros se sorprendieron. No pensaron que los estados realmente se irían. Cuando el presidente Lincoln asumió la presidencia, estaba decidido a reunir a todos los estados bajo un solo gobierno.

      ¿Por qué se fueron los estados del sur?

      • Derechos estatales - Los líderes del Sur querían que los estados hicieran la mayoría de sus propias leyes. En el norte, la gente quería un gobierno nacional más fuerte que hiciera las mismas leyes para todos los estados.
      • Esclavitud - La mayoría de los estados del sur tenían economías basadas en la agricultura y sentían que necesitaban mano de obra esclava para ayudarlos a cultivar. El Norte estaba más industrializado y gran parte del Norte había ilegalizado la esclavitud. El Sur temía que los estados del Norte votaran para que la esclavitud fuera ilegal en todos los estados.
      • Estados occidentales - A medida que se sumaban más y más estados occidentales al creciente Estados Unidos, a los estados del sur les preocupaba que esto significara menos poder y derechos de voto.
      • Abraham Lincoln - Cuando Abraham Lincoln fue elegido presidente, fue la gota que colmó el vaso para los estados del sur. Lincoln estaba en contra de la esclavitud y quería un gobierno federal fuerte, dos cosas con las que el Sur no estaba de acuerdo.

      ¿Quién dirigió la Confederación?

      El presidente de la Confederación fue Jefferson Davis de Mississippi. La Confederación tenía su propio conjunto de leyes llamado Constitución Confederada. Los líderes militares del Ejército de la Confederación incluyeron a Robert E. Lee, Stonewall Jackson y James Longstreet.

      La Confederación actuó como un gobierno oficial. Tenían su propio dinero, su propia ciudad capital (primero en Montgomery, Alabama y luego en Richmond, Virginia), y trataron de formar alianzas con países extranjeros como Gran Bretaña y Francia. Sin embargo, Gran Bretaña y Francia no reconocieron a la Confederación como país. Tampoco lo hizo ningún otro país extranjero. Al final, no tener aliados perjudicó a los estados del sur.


      Ver el vídeo: La Guerra Estados Unidos y Mexico 1846-1848 Cap 12 (Noviembre 2021).