Podcasts de historia

El gobierno chino dice que el Dalai Lama debe reencarnarse para respetar la tradición

El gobierno chino dice que el Dalai Lama debe reencarnarse para respetar la tradición

El Dalai Lama ha dicho que puede optar por no reencarnarse dentro del Tíbet si no es libre, y que nadie tiene derecho a elegir a su sucesor con fines políticos. Sin embargo, el gobierno chino, que siempre ha acusado al Dalai Lama de ser un separatista político, dice que negarse a reencarnar es un paso demasiado lejos e insiste en que debe "respetar" la antigua tradición de la reencarnación.

Según un comunicado de prensa de Reuters, el 14 th El Dalai Lama (nacido Tenzin Gyatso) explicó en una entrevista al periódico alemán Welt am Sonntag que la tradición del puesto del Dalai Lama podría terminar con él, y agregó que el budismo tibetano no depende de una sola persona. Al gobierno chino no le hizo ninguna gracia.

China ha gobernado el Tíbet desde que las tropas comunistas invadieron en 1950. El Dalai Lama huyó al exilio en India en 1959 después de un fallido levantamiento contra el gobierno chino. China ha visto durante mucho tiempo al Dalai Lama como una espina en su costado, llamándolo un "lobo con ropa de monje". Sin embargo, en un giro curioso, parecen quererlo de vuelta en otra reencarnación.

Palacio de Potala, residencia del Dalai Lama hasta 1959. Fuente de imagen .

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo a los periodistas que China tenía un "procedimiento religioso establecido y una costumbre histórica" ​​cuando se trataba de la reencarnación de los lamas budistas vivos, incluida la posición del Dalai Lama.

"China sigue una política de libertad de religión y creencias, y esto naturalmente incluye tener que respetar y proteger las formas de transmitir el budismo tibetano", dijo Hua, según Reuters.

“El título de Dalai Lama lo confiere el gobierno central, que tiene cientos de años de historia. El decimocuarto Dalai Lama tiene motivos ocultos y busca distorsionar y negar la historia, lo que es perjudicial para el orden normal del budismo tibetano ”.

Qin Yongzhang, etnólogo de la Academia de Ciencias Sociales de China, agregó que el Dalai Lama "no puede abolir el sistema de reencarnación que se ha llevado a cabo durante cinco siglos con una sola palabra".

El profesor Elliot Sperling, experto en asuntos tibetanos de la Universidad de Indiana en Bloomington, dijo que el Dalai Lama podría estar tratando de evitar una situación en la que China controla a su sucesor. "Los chinos quieren un Dalai Lama, pero quieren su propio Dalai Lama", dijo el profesor Sperling. "Creen que podrían usar a alguien bajo su control ... para manipular a los tibetanos".

De hecho, las tradiciones religiosas del Tíbet están cada vez más bajo el estricto control del gobierno chino. En 1995, después de que el Dalai Lama nombrara a un niño en el Tíbet como la reencarnación del anterior Panchen Lama, la segunda figura más alta del budismo tibetano, China puso a ese niño bajo arresto domiciliario e instaló a otro en su lugar, que pasa la mayor parte de su tiempo en Beijing. Luego, en 2007, el gobierno emitió "Medidas de gestión para la reencarnación de los budas vivientes en el budismo tibetano", otorgándose un papel central en todas las etapas del proceso de reencarnación.

Una Tradición Antigua

Según la creencia budista tibetana, el actual Dalai Lama es una reencarnación de un lama pasado que decidió renacer de nuevo para continuar con su importante trabajo, en lugar de pasar de la rueda de la vida. Una persona que decide renacer continuamente se conoce como tulku. Los budistas creen que el primer tulku en esta reencarnación fue Gedun Drub, que vivió entre 1391-1474 y el segundo fue Gendun Gyatso. Sin embargo, el título "Dalai Lama", que significa Océano de Sabiduría, no fue conferido hasta la tercera reencarnación en la forma de Sonam Gyatso en 1578.

Desde el siglo XVII hasta 1962, el Dalai Lama también controló el gobierno tibetano. El 14 th y el actual Dalai Lama siguió siendo el jefe de estado de la Administración Central Tibetana, compuesta por tibetanos en el exilio, hasta que renunció formalmente al cargo en marzo de 2011.

El proceso de identificación de un Dalai Lama reencarnado está impregnado de siglos de tradición y puede llevar muchos años. Después de la muerte de un Dalai Lama, tradicionalmente ha sido responsabilidad de los Altos Lamas de la Tradición Gelugpa y del gobierno tibetano encontrar su reencarnación.

El 14 th El Dalai Lama fue identificado a la edad de 3 años. Fuente de imagen .

Los Altos Lamas buscan a un niño que nació casi al mismo tiempo que la muerte del Dalai Lama. Los lamas pueden soñar o tener una visión sobre un lugar que ayudará a identificar al niño. Una vez que creen que han localizado la casa correcta, le presentan al niño una serie de artículos, que incluyen varios artículos que pertenecieron al Dalai Lama anterior. Si el niño elige los artículos que pertenecieron al Dalai Lama anterior, esto se verá como una señal de que él es el tulku.

Los exiliados y los grupos de derechos tibetanos acusan a China de no respetar estas costumbres religiosas y culturales únicas y, en cambio, buscan controlar y suprimir los derechos del pueblo tibetano.

Imagen destacada: The 14 th Dalai Lama. Fuente de imagen


China dice que el Dalai Lama 'profana' el budismo al dudar de su reencarnación

El líder espiritual tibetano exiliado, el Dalai Lama, está profanando el budismo al sugerir que no reencarnará cuando muera, dijo el lunes el gobernador del Tíbet designado por China, en algunos de los comentarios más fuertes de China hasta la fecha sobre el tema.

El budismo tibetano sostiene que el alma de un lama mayor se reencarna en el cuerpo de un niño a su muerte. China dice que la tradición debe continuar y debe aprobar al próximo Dalai Lama.

Pero el premio Nobel de la paz, que huyó de su tierra natal en 1959 después de un fallido levantamiento contra el gobierno chino, ha dicho que cree que el título podría terminar cuando él muera.

También ha declarado que no renacerá en China si el Tíbet no es libre y que nadie, incluida China, tiene derecho a elegir a su sucesor "con fines políticos".

Hablando al margen de la reunión anual del parlamento, el gobernador del Tíbet, Padma Choling, acusó al Dalai Lama de cambiar de rumbo con sus diversos pronunciamientos sobre el tema y de hipocresía, ya que él mismo se reencarnó.

"Si el gobierno central no lo hubiera aprobado, ¿cómo podría haberse convertido en el decimocuarto Dalai Lama? No podría. Tiene un procedimiento serio", dijo a la prensa Padma Choling, de etnia tibetana.

"Creo que, de hecho, está profanando la religión y el budismo tibetano", dijo, y agregó que el Dalai Lama estaba tratando de usurpar el derecho de Beijing a decidir.

"¿Si él dice que no hay reencarnación, entonces no hay reencarnación? Imposible. Nadie en el budismo tibetano estaría de acuerdo con eso", agregó. "Debemos respetar la historia, respetar y no profanar el budismo tibetano".

A los exiliados les preocupa que China simplemente nombre a su propio sucesor. En 1995, después de que el Dalai Lama nombrara a un niño en el Tíbet como la reencarnación del anterior Panchen Lama, la segunda figura más alta del budismo tibetano, China puso a ese niño bajo arresto domiciliario e instaló a otro en su lugar.

Muchos tibetanos desdeñan al Panchen Lama designado por los chinos como falso.

El Partido Comunista oficialmente ateo de China dice que ha heredado el derecho de los antiguos emperadores a firmar las reencarnaciones, aunque históricamente se discute la importancia de la costumbre.

China rechaza habitualmente las críticas a sus políticas en el Tíbet, diciendo que su gobierno, desde que las tropas comunistas chinas "liberaron pacíficamente" la región en 1950, pusieron fin a la servidumbre y llevaron el desarrollo a una región atrasada y asolada por la pobreza.

Beijing dice que el Dalai Lama, que huyó a la India después del levantamiento de 1959, es un "lobo con piel de oveja" que busca utilizar métodos violentos para establecer un Tíbet independiente. El Dalai Lama dice que solo quiere una autonomía genuina para el Tíbet y niega defender la independencia o la violencia. (Edición de Nick Macfie)


El Dalai Lama no se reencarnará en el Tíbet & # 8211 China

El Dalai Lama ha sugerido a los periodistas que no se reencarnará como es costumbre en el budismo tibetano.

No en el Tíbet bajo el actual dominio chino. Por lo tanto, la antigua línea de los Dalai Lamas que nacieron en China podría estar llegando a su fin.

Cuando los periodistas le preguntaron dónde se reencarnaría, insinuó una comuna en la India. Dijo que aún no ha tomado una decisión y que hará un anuncio formal dentro de 10 años. Los funcionarios chinos en el Tíbet se oponen enérgicamente a la Decisión de Su Santidad. Dicen que va en contra de las tradiciones budistas del Tíbet y es una blasfemia. El Dalai Lama sostiene, por el momento, que está en contra de la continuación del sistema de reencarnación con fines meramente políticos. El funcionario chino dijo a los periodistas que la puerta para el diálogo con el XIV Dalai Lama siempre está abierta.

El texto budista tibetano habla de la época en que el Dalai Lama viajaba al Oeste para impartir su sabiduría a los occidentales. También habla de la época auspiciosa como muy importante para el mundo. Ese momento podría estar acercándose.

Foto: El & # 8221Océano del conocimiento & # 8221 (Dalai Lama)

"Creo que, de hecho, está profanando la religión y el budismo tibetano", dijo Padma Choling, gobernador regional del Tíbet en un informe de Reuters.

& # 8220 Lo que dijo es una blasfemia contra el budismo tibetano.

& # 8220Si el gobierno central no lo hubiera aprobado, ¿cómo podría haberse convertido en el decimocuarto Dalai Lama? No pudo & # 8217t. Tiene un procedimiento serio & # 8221, dijo Choling, de etnia tibetana.

& # 8220Si dice que no hay reencarnación, ¿entonces no hay reencarnación? Imposible. Nadie en el budismo tibetano estaría de acuerdo con eso. Debemos respetar la historia, respetar y no profanar el budismo tibetano. & # 8221

& # 8220Es & # 8217s no depende del Dalai Lama, & # 8221 Choling dijo en un comunicado emitido por la agencia de noticias Xinhua, que agregó que la declaración del Dalai Lama & # 8217 estaba & # 8220 en contra de la tradición del budismo tibetano como el alma de un anciano lama se reencarna en el cuerpo de un niño a su muerte & # 8221.

El Dalai Lama ha dicho que está en contra de la continuación del sistema de reencarnación simplemente por & # 8220 fines políticos & # 8221, sugiriendo que su título podría terminar con él.

También ha sugerido que su sucesor puede haber nacido fuera de China, en una comunidad tibetana en el extranjero, quizás en la India.

El líder budista ha dicho que hará una declaración formal sobre el tema cuando cumpla 90 años, dentro de una década.

En entrevistas con el periódico alemán Welt am Sonntag y la BBC, el Dalai Lama dijo que no creía que los tibetanos necesitaran más un Dalai Lama.

& # 8220No hay garantía de que algún estúpido Dalai Lama gane & # 8217t vendrá después, que se deshonrará a sí mismo & # 8221, le dijo a la BBC en diciembre.

& # 8220 Eso sería muy triste. Entonces, es mucho mejor que una tradición centenaria cese en la época de un Dalai Lama bastante popular. & # 8221


China dice Dalai Lama & # 8216profanes & # 8217 Budismo al dudar de su reencarnación

El Dalai Lama será el anfitrión de cuatro días de apariciones públicas en el Radio City Music Hall de la ciudad de Nueva York. Foto de RNS cortesía de Robert Vinson

BEIJING (Reuters) El líder espiritual tibetano exiliado, el Dalai Lama, está profanando el budismo al sugerir que no reencarnará cuando muera, dijo el lunes (9 de marzo) el gobernador del Tíbet designado por China en algunos de los comentarios más fuertes de China. fecha sobre el tema.

El budismo tibetano sostiene que el alma de un lama mayor se reencarna en el cuerpo de un niño a su muerte. China dice que la tradición debe continuar y debe aprobar al próximo Dalai Lama.

Pero el premio Nobel de la paz, que huyó de su tierra natal en 1959 después de un fallido levantamiento contra el gobierno chino, ha dicho que cree que el título podría terminar cuando él muera.

También ha declarado que no renacerá en China si el Tíbet no es libre y que nadie, incluida China, tiene derecho a elegir a su sucesor & # 8220 con fines políticos & # 8221.

Hablando al margen de la reunión anual del parlamento, el gobernador del Tíbet, Padma Choling, acusó al Dalai Lama de cambiar de rumbo con sus diversos pronunciamientos sobre el tema y de hipocresía, ya que él mismo se reencarnó.

& # 8220Si el gobierno central no lo hubiera aprobado, ¿cómo podría haberse convertido en el decimocuarto Dalai Lama? No pudo & # 8217t. Tiene un procedimiento serio, & # 8221 Padma Choling, de etnia tibetana, dijo a los periodistas.

& # 8220 Creo que, de hecho, está profanando la religión y el budismo tibetano & # 8221, dijo, y agregó que el Dalai Lama estaba tratando de usurpar el derecho de Beijing a decidir.

& # 8220Si dice que no hay reencarnación, ¿entonces no hay reencarnación? Imposible. Nadie en el budismo tibetano estaría de acuerdo con eso, & # 8221 agregó. & # 8220 Debemos respetar la historia, respetar y no profanar el budismo tibetano. & # 8221

A los exiliados les preocupa que China simplemente nombre a su propio sucesor. En 1995, después de que el Dalai Lama nombrara a un niño en el Tíbet como la reencarnación del anterior Panchen Lama, la segunda figura más alta del budismo tibetano, China puso a ese niño bajo arresto domiciliario e instaló a otro en su lugar.

Muchos tibetanos desdeñan al Panchen Lama designado por los chinos como falso.

El Partido Comunista oficialmente ateo de China dice que ha heredado el derecho de los antiguos emperadores a firmar las reencarnaciones, aunque históricamente se discute la importancia de la costumbre.

China rechaza habitualmente las críticas a sus políticas en el Tíbet, diciendo que su gobierno, desde que las tropas comunistas chinas & # 8220 liberaron pacíficamente & # 8221 la región en 1950, acabaron con la servidumbre y llevaron el desarrollo a una región atrasada y asolada por la pobreza.

Beijing dice que el Dalai Lama, que huyó a la India después del levantamiento de 1959, es un & # 8220 lobo con piel de cordero & # 8217s & # 8221 que busca utilizar métodos violentos para establecer un Tíbet independiente. El Dalai Lama dice que solo quiere una autonomía genuina para el Tíbet y niega defender la independencia o la violencia.


China regula la reencarnación budista

En uno de los actos de totalitarismo más absurdos de la historia, China ha prohibido a los monjes budistas en el Tíbet reencarnarse sin el permiso del gobierno. Según un comunicado emitido por la Administración Estatal de Asuntos Religiosos, la ley, que entrará en vigor el próximo mes y estipula estrictamente los procedimientos mediante los cuales se reencarnará, es "un paso importante para institucionalizar la gestión de la reencarnación". Pero más allá de la ironía se encuentra el verdadero motivo de China: cortar la influencia del Dalai Lama, el líder espiritual y político exiliado del Tíbet, y sofocar el establecimiento religioso budista de la región más de 50 años después de que China invadiera el pequeño país del Himalaya. Al prohibir que cualquier monje budista que viva fuera de China busque la reencarnación, la ley otorga a las autoridades chinas el poder de elegir al próximo Dalai Lama, cuya alma, por tradición, renace como un nuevo humano para continuar el trabajo de aliviar el sufrimiento.

A los 72 años, el Dalai Lama, que vive en India desde 1959, comienza a planificar su sucesión y dice que se niega a renacer en el Tíbet mientras esté bajo el control chino. Suponiendo que sea capaz de dominar la hazaña de controlar su renacimiento, como supuestamente lo han hecho los Dalai Lamas durante los últimos 600 años, la situación se perfila en la que podría haber dos Dalai Lamas: uno elegido por el gobierno chino y el otro por monjes budistas. "Será un tema muy candente", dice Paul Harrison, un estudioso de budismo en Stanford. "El Dalai Lama ha sido el principal símbolo de unidad e identidad nacional en el Tíbet, por lo que es muy probable que la batalla por su encarnación sea mucho más importante que las demás".


Funcionario de China dice Dalai Lama & # x27haciendo un tonto & # x27 del budismo

BEIJING / DHARAMSALA, India (Reuters) - El líder espiritual tibetano exiliado, el Dalai Lama, está "burlándose" del budismo tibetano con sugerencias de que no puede reencarnarse o reencarnarse como algo inapropiado, y los fieles no lo están comprando, escribió un funcionario chino. los lunes.

Los comentarios se produjeron cuando los primeros resultados electorales pusieron al líder del gobierno tibetano en el exilio, Lobsang Sangay, en camino a un segundo mandato, parte de una estrategia para sostener una lucha de décadas por una mayor autonomía para su patria gobernada por China.

China dice que el Dalai Lama, que huyó al exilio en India después de un fallido levantamiento contra el gobierno chino en 1959, es un separatista violento. Niega haber apoyado la violencia y dice que solo quiere una autonomía genuina para el Tíbet.

La animosidad entre las dos partes y su rivalidad por el control del budismo tibetano está en el centro del debate sobre la reencarnación.

El budismo tibetano sostiene que el alma de un lama mayor se reencarna en el cuerpo de un niño a su muerte.

China dice que la tradición debe continuar y sus líderes comunistas oficialmente ateos tienen derecho a aprobar al sucesor del Dalai Lama, como un derecho heredado de los emperadores de China.

El monje ganador del Premio Nobel de la Paz ha sugerido que su título podría terminar cuando muera. China lo acusa de traicionar y ser irrespetuoso con la religión tibetana al decir que podría no haber más reencarnaciones.

En un artículo del Global Times, Zhu Weiqun, presidente del comité de asuntos étnicos y religiosos del máximo órgano asesor del parlamento de China, dijo que el Dalai Lama tenía que respetar la tradición.

"El Dalai Lama sigue proclamando que su reencarnación es un 'asunto puramente religioso' y algo que solo él puede decidir, pero no tiene forma de provocar la admiración de los fieles", escribió Zhu, conocido por su postura de línea dura sobre el Tíbet.

"Él ha estado proclamando que se reencarnará como un extranjero, como una abeja, como una 'niña rubia traviesa', o incluso proponiendo una reencarnación viva o el fin de la reencarnación", agregó.

"Todo esto, aparte de hacer el ridículo al budismo tibetano, es completamente inútil cuando se trata de sacarlo de la dificultad de la reencarnación", escribió Zhu, quien estuvo involucrado en el pasado en los fallidos esfuerzos de Beijing para hablar con el Dalai Lama. representantes.

Un asesor principal del Dalai Lama, Tenzin Taklha, dijo que "no había forma" de que los tibetanos aceptaran un sucesor designado por China. "Los chinos están siguiendo una agenda absurda y seguimos rechazándola", dijo.

En 2011, el Dalai Lama pidió a los tibetanos exiliados que nominaran a un líder electo, o "Sikyong", para dirigir la Administración Central Tibetana (CTA). Sangay estaba en camino de ganar la reelección con más del 65 por ciento de respaldo en la votación del 20 de marzo.

“Espero hacerlo mucho mejor. Tanto en términos políticos, mediante el diálogo con los chinos, como trabajando en temas de bienestar en los próximos cinco años ”, dijo a Reuters.

China no reconoce a la CTA, que tiene su sede en la ciudad india de Dharamsala, en el Himalaya, y representa a casi 100.000 tibetanos exiliados que viven en 30 países, incluidos India, Nepal, Canadá y Estados Unidos.

Reporte de Ben Blanchard Reporte adicional de Rupam Jain en Nueva Delhi, Abhishek Madhukar en Dharamsala Editado por Nick Macfie y Douglas Busvine


Cuando muera el Dalai Lama, su reencarnación será una crisis religiosa. Esto es lo que podría pasar

Hace una década, el Dalai Lama se fijó un plazo importante.

La figura budista viviente más conocida del mundo dijo que cuando cumpliera 90 años, decidiría si debía reencarnarse, lo que podría poner fin a un papel que ha sido clave para el budismo tibetano durante más de 600 años, pero en las últimas décadas. se ha convertido en un pararrayos político en China.

Si bien el decimocuarto Dalai Lama, Tenzin Gyatso, sigue gozando de buena salud, ahora tiene 85 años y aumentan las dudas sobre su sucesión, junto con los temores de que su muerte pueda desencadenar una crisis religiosa en Asia.

Después de una revuelta fallida contra la ocupación china del Tíbet en 1959, el Dalai Lama huyó a la India, donde estableció un gobierno en el exilio en Dharamsala, liderando a miles de tibetanos que lo han seguido hasta allí. Si bien el Dalai Lama había esperado originalmente que su exilio solo fuera temporal, el control de Beijing sobre el Tíbet solo se ha endurecido, lo que hace poco probable un regreso en el corto plazo.

Hoy, Pekín lo ve como un separatista con el objetivo de separar al Tíbet de China y, por lo tanto, está ansioso por que la próxima reencarnación de su papel esté en línea con sus propios objetivos políticos.

Desde 1974, el Dalai Lama ha dicho que no busca la independencia de China para el Tíbet, sino una "autonomía significativa" que permitiría al Tíbet preservar su cultura y herencia.

A lo largo de los años, el Dalai Lama ha planteado una serie de opciones para su reencarnación, incluida la elección de un nuevo sucesor en India, en lugar de en el Tíbet, e incluso ha jugado con la idea de que una mujer asuma el papel.

Sin embargo, los expertos han dicho que, independientemente de lo que elija, es casi seguro que el gobierno chino elija un nuevo Dalai Lama en el Tíbet, uno que se espera que apoye el control de la región por parte del gobernante Partido Comunista Chino (PCCh).

Eso podría llevar a la elección de dos Dalai Lamas separados, uno en China y otro en India.

Tenzin Tseten, investigador del Instituto de Política del Tíbet con sede en Dharamsala, dijo que el Dalai Lama era de gran importancia para el pueblo tibetano y un símbolo de su "nacionalismo e identidad". El pueblo tibetano nunca aceptará a un Dalai Lama nombrado por el PCCh. --dijo Tenzin.

HISTORIA DEL DALAI LAMA

El Dalai Lama se ha reencarnado 13 veces desde 1391, cuando nació el primero de sus encarnados, y normalmente se utiliza un método centenario para encontrar al nuevo líder.

La búsqueda comienza cuando fallece el anterior Dalai Lama. A veces se basa en las señales que dio la encarnación anterior antes de morir, en otras ocasiones los lamas superiores, un monje o sacerdote de diversa antigüedad que enseña budismo, irán a un lago sagrado en el Tíbet, Lhamo Lhatso, y meditarán hasta que tenga una visión de dónde buscar a su sucesor.

Luego envían grupos de búsqueda por todo el Tíbet, en busca de niños que sean & quots especiales & quot y que hayan nacido dentro de un año de la muerte del Dalai Lama, según Ruth Gamble, experta en religión tibetana de la Universidad La Trobe en Melbourne, Australia.

"Hay una gran responsabilidad sobre estas personas para hacer las cosas bien", dijo.

Una vez que encuentran varios candidatos, los niños son evaluados para determinar si son la reencarnación del Dalai Lama. Algunos de los métodos incluyen mostrar a los niños elementos que pertenecen a la encarnación anterior.

Según la biografía oficial del XIV Dalai Lama, fue descubierto cuando tenía dos años. Hijo de un granjero, el Dalai Lama nació en una pequeña aldea en el noreste del Tíbet, donde solo 20 familias luchaban por ganarse la vida con la tierra.

Cuando era niño, reconoció a un lama mayor que se había disfrazado para observar a los niños locales, e identificó con éxito una serie de artículos pertenecientes al decimotercer Dalai Lama.

En su autobiografía, `` Mi tierra y mi gente '', el Dalai Lama escribió que le entregaron conjuntos de artículos idénticos o similares, incluidos rosarios, bastones y tambores, uno de los cuales había pertenecido a la encarnación anterior y otro que era ordinario. . En todos los casos, eligió el correcto.

Pero la reencarnación del Dalai Lama no siempre se ha encontrado en el Tíbet. El cuarto Dalai Lama fue encontrado en Mongolia, mientras que el sexto Dalai Lama fue descubierto en lo que actualmente es Arunachal Pradesh, India.

"Lo más importante es que el centenario sistema de reencarnación tibetano se basa en la fe de la gente en el renacimiento", dijo Tenzin, del Instituto de Política del Tíbet.

LO QUE PODRÍA HACER EL GOBIERNO TIBETANO EN EL EXILIO

Por el momento, no hay instrucciones oficiales que establezcan cómo se llevará a cabo la reencarnación del Dalai Lama, si muere antes de regresar al Tíbet.

Pero en esa importante declaración de 2011, el 14 ° Dalai Lama dijo que "la persona que reencarna tiene la autoridad legítima sobre dónde y cómo renace y cómo se debe reconocer esa reencarnación".

El Dalai Lama agregó que si decide reencarnarse, la responsabilidad de encontrar al decimoquinto Dalai Lama recaerá en Gaden Phodrang Trust, un grupo con sede en Suiza que fundó después de exiliarse para preservar y promover la cultura tibetana y apoyar al pueblo tibetano.

El Dalai Lama dijo que su reencarnación debería llevarse a cabo "de acuerdo con la tradición pasada". "Dejaré instrucciones claras por escrito sobre esto", dijo en 2011. CNN se puso en contacto con Gaden Phodrang Trust para ver si se habían emitido nuevas instrucciones, pero no recibió respuesta.

Una cosa que se ha vuelto cada vez más clara es que es poco probable que la reencarnación tenga lugar en el Tíbet, un área a la que Gaden Phodrang Trust ni siquiera puede acceder, especialmente después de la reencarnación del Panchen Lama en la década de 1990.

Tras la muerte en 1989 del décimo Panchen Lama, la segunda figura más importante del budismo tibetano, el Dalai Lama nombró al niño tibetano Gedhun Choekyi Nyima como la reencarnación de su colega.

Gamble, de la Universidad La Trobe, dijo que durante el proceso de selección, el gobierno tibetano en el exilio estuvo en secreto en contacto con personas en el Tíbet, lo que le permitió encontrar la reencarnación de manera tradicional.

Pero tres días después de su elección, según el gobierno de Estados Unidos, Gedhun y su familia fueron desaparecidos por el PCCh, que luego nombró a un Panchen Lama alternativo. Gedhun no ha sido visto en público desde entonces.

Lo que los tibetanos en el exilio aprendieron de esa experiencia, dijo Gamble, es "si reconoces a alguien dentro de la República Popular China y tiene un nivel realmente alto, no podrán sacarlo".

LO QUE HARÁ EL GOBIERNO CHINO

El gobierno chino ha telegrafiado muy públicamente sus intenciones para la reencarnación del Dalai Lama: tendrá lugar en el Tíbet y será de acuerdo con los deseos de Beijing.

En 2007, la Oficina Estatal de Asuntos Religiosos del gobierno chino publicó un documento que establecía "medidas de gestión" para la reencarnación de los budas tibetanos vivos.

El documento decía que las reencarnaciones de figuras religiosas tibetanas deben ser aprobadas por las autoridades del gobierno chino, y aquellas que tengan un "impacto particularmente grande" deben ser aprobadas por el Consejo de Estado, el principal organismo de administración civil de China actualmente dirigido por el primer ministro Li Keqiang.

"(Beijing) afirma el control sobre las búsquedas, pruebas, reconocimiento, educación y entrenamiento de figuras religiosas", dijo Tseten, del Instituto de Política del Tíbet.

Hay pocos detalles sobre el proceso de reencarnación en el documento del gobierno chino, excepto para reconocer el llamado proceso de la "urna de oro", que fue introducido en el Tíbet por la dinastía Qing en la década de 1790 y que incluye los nombres de los niños candidatos potenciales en un pequeño Urna de oro y seleccionada al azar.

Según los medios estatales chinos, se puso en marcha para ayudar y quoteliminar las prácticas corruptas en la elección de las reencarnaciones.

Sin embargo, en su declaración de 2011, el Dalai Lama dijo que la urna dorada solo se usó para & quothumour & quot a los emperadores Qing, y que las reencarnaciones ya fueron elegidas antes de que se dibujaran los nombres. La urna no se utilizó en la reencarnación del 14º Dalai Lama.

"Tenga en cuenta que, aparte de la reencarnación reconocida a través de métodos tan legítimos, no se debe dar ningún reconocimiento o aceptación a un candidato elegido con fines políticos por nadie, incluidos los de la República Popular China", dijo el Dalai Lama en su declaración en 2011.

UN CÍRCULO AUTORITATIVO

En una actualización de su Ley de Política y Apoyo Tibetano en diciembre de 2020, Estados Unidos amenazó con sancionar a cualquier funcionario del gobierno chino que eligiera una reencarnación del Dalai Lama por encima de los deseos del pueblo tibetano.

Pero los expertos dijeron que el PCCh ha estado utilizando un método mucho más insidioso para prepararse para la selección del próximo Dalai Lama. En los últimos años, Beijing ha estado seleccionando y preparando a un grupo de lamas de alto rango que son amigos de Beijing, según los expertos.

Cuando llegue el momento de seleccionar al sucesor del Dalai Lama, es posible que parezca que el Dalai Lama fue elegido por líderes religiosos budistas tibetanos, en lugar de funcionarios del PCCh.

Gamble de La Trobe University dijo que el proceso de reencarnación se ha basado en la construcción constante de la autoridad religiosa a lo largo de generaciones, ya que un lama reconoció la reencarnación de otro, y luego ese lama a su vez reconoció a su patrón cuando regresaron cuando eran niños.

"Su autoridad le da autoridad al próximo Dalai Lama y luego ese Dalai Lama les devuelve la autoridad al encontrarlos cuando son niños y eso es en lo que el gobierno chino está tratando de involucrarse, para desestabilizar ese círculo de autoridad", dijo.

Tenzin, del Instituto de Política del Tíbet, dijo que Beijing había estado elevando lentamente el perfil de su Panchen Lama elegido, quien recientemente apareció en reuniones de alto nivel del PCCh y realizó una visita internacional a Tailandia en 2019, para tratar de fortalecer su autoridad cuando selecciona al 15º Dalai Lama. El Panchan Lama es parte del grupo de lamas superiores que harán la selección, otro ejemplo de cómo este grupo está siendo preparado y seleccionado por Beijing.

No está claro qué impacto geopolítico podría tener la muerte del Dalai Lama en los tibetanos en el exilio. India ha visto cada vez más a la comunidad de Dharamsala como una vulnerabilidad política, y algunos temen que sin el Dalai Lama pueda haber presión sobre el grupo para que se vaya.

Pero ni Gamble ni Tenzin, del Tibet Policy Institute, creían que tener dos Dalai Lamas tendría un gran impacto en el legado de Tenzin Gyatso. “La gente todavía conserva las fotos del décimo Panchen Lama como una forma de moverse (su reencarnación). Envían sus enseñanzas y leen sus libros ", dijo Gamble. "No creo que la muerte del Dalai Lama termine con la devoción por él de la forma en que el PCCh cree que lo hará".

Ambos expertos dijeron que creían que si bien las protestas contra el Dalai Lama elegido por el PCCh serían difíciles de llevar a cabo en el Tíbet con Beijing manteniendo un control estricto sobre la región del Himalaya, tendría muy poca influencia sobre los tibetanos en comparación con su predecesor.

Tenzin dijo que el trato del PCCh al nuevo Panchen Lama, la segunda figura más importante del budismo tibetano, da una indicación de la presión que el partido podría aplicar a cualquier futuro Dalai Lama, ya sea que Beijing lo elija o no.

Según el grupo de defensa internacional Human Rights Watch, el actual Panchen Lama vive efectivamente bajo arresto domiciliario en Beijing.

"Ni siquiera puede vivir en su propio monasterio", dijo Tenzin.


El gobierno chino dice que el Dalai Lama debe reencarnarse para respetar la tradición - Historia

Su Santidad el XIV Dalai Lama en su ceremonia de entronización, el 22 de febrero de 1940, en Lhasa, Tibet. Foto cortesía del Museo del Tíbet

Ajeno al alboroto internacional por la creciente represión en el Tíbet y la región uigur, y los disturbios de Hong Kong, China invitó a periodistas de India este mes y advirtió condescendientemente a India sobre los problemas del Dalai Lama y Arunachal Pradesh. They explicitly conveyed in no less intimidating terms that China will select the 15th Dalai Lama within the country and any interference by India on the issue will not be tolerated!

The inspiration behind the move seems to be from the two dictums in the Sun Tzu’s Art of War tactics. The first, “The further you penetrate into a (enemy’s) country, the greater will be the solidarity of your troops, thus the defenders will not prevail against you.” The second, “Reduce the hostile chiefs by inflicting damage on them make trouble for them, and keep them constantly engaged hold specious allurements, and make them rush to any given point.”

Wang Neng Shang, a Vice Minister in TAR and Director General of people’s government information office Zha Luo, the director of China Tibetology Research Center, the premier Chinese government Tibet policy think tank and Xiao Jie, assistant fellow at the Institute of Commentary Studies were the three main Chinese officials who interacted and briefed the visiting journalists.

The Chinese officials pointed out two things as important historical criteria for the selection of the Dalai Lama’s reincarnation. First, the selection should be within China based on the 200-year old historical process. Second, it should have the approval of the Chinese Central government. Wang and Xiao further went on to explain that the incumbent 14th Dalai Lama is Dalai Lama because of the Chinese Central government’s recognition.

With due respect to the three learned Chinese officials, we beg to differ, because the fact is otherwise. This is a blatant deliberate attempt by the Chinese leadership to distort historical and religious fact.

When they said �-year old historical process”, it should be around 1819 AD during the reign of the Qing emperor Jiaqing [r.1796-1820]. However, the history and Institution of the Dalai Lama dates back to more than 500-year, when the first Dalai Lama was born in 1391. It existed much before the emergence of the Qing dynasty [1644-1911] in China. Therefore, the purported indirect assertion that the Qing emperor’s decree governed the reincarnation of the Dalai Lamas is unfounded and baseless. Now, let us have a glimpse of the history of the Dalai Lamas’ reincarnation.

The first Dalai Lama, Gedun Drupa was born in 1391 and his reincarnation, the second Dalai Lama, Gedun Gyatso was born in 1475. The third Dalai Lama, Sonam Gyatso was born in 1543, it was during his time that the Mongolian King Altan Khan conferred the title of Dalai Lama on him as a mark of respect. The fourth Dalai Lama, Yonten Gyatso was born in 1589 in Mongolia. The fifth reincarnation, Lobsang Gyatso [1617-1682], became the spiritual and temporal head of Tibet with the help of Mongolian King Gushri Khan. Then came the sixth in 1682, the seventh in 1708, the eighth Dalai Lama in 1758 and the ninth Dalai Lama in 1805. All the reincarnation selections had been done as per Tibetan religious tradition.

In 1792, during the reign of Manchu emperor Qianglong [r.1736-1795], Tibet requested Manchu’s help to fight the invading Gurkha force. As this was the fourth time the Tibetans asked for the Manchu’s help, the Manchu officials suggested 29-point regulation for the effective administration of Tibet. This was based on the Priest-patron relationship it has no ruler-subject context. One of the points was to use the Golden Urn method to select reincarnation of Dalai lamas and Panchen Lamas. But except for the selection of the 11th Dalai Lama, this method was never used. For the 10th Dalai Lama, Tsultrim Gyatso, the selection was already done, but to humor the Machus, it was announced that the Golden Urn was used. For the 12th Dalai Lama also, Golden Urn was used as a formality only, as the selection was already confirmed as per Tibetan religious tradition.

So, the Tibetan age-old religious tradition was followed to select the Dalai Lamas. The 13th and the 14th Dalai Lamas’ reincarnations were also selected as per Tibetan religious tradition. Representatives from the neighboring nations including China came during the enthronement ceremony of the 14th Dalai Lama in 1940. No approval or recognition of any kind from any central government was sought. Wang and Xiao’s assertion, “It was with the central government’s recognition that the Dalai Lama became the 14th Dalai Lama.” is misleading and deplorable.

Therefore, the three Chinese government officials’ statement emphasizing the method of Golden Urn and approval of Chinese central government as mandatory criteria for the recognition of reincarnation of the Dalai Lama is not true and baseless. It is an aggressive and ignominious attempt on the part of the Chinese leadership to distort the ancient religious tradition of Tibet to serve its current political agenda.

To make the historical record straight, it was the Manchu Qing dynasty with whom the Tibetans had been dealing with, China was only a part of the dynasty at that time. If China’s claim on Tibet is based on the Manchu’s relationship with the Tibetans, then Mongols have a better reason to make claim over Tibet.

Sun Yatsen, the father of Chinese republic has stated that the Chinese nation had fallen twice under foreign rule: the first time under the Mongol Yuan dynasty [1271-1368] and the second time under the Manchu Qing dynasty [1644-1911]. So, where is China? What central government are Wang and Xiao talking about? The People’s Republic of China of Communist China came only in October 1949.

His Holiness the Dalai Lama has on numerous occasions explained his stance clearly on the reincarnation. Here is what he has said in September 2011, it is on the official website:

“As I mentioned earlier, reincarnation is a phenomenon which should take place either through the voluntary choice of the concerned person or at least on the strength of his or her karma, merit and prayers. Therefore, the person who reincarnates has sole legitimate authority over where and how he or she takes rebirth and how that reincarnation is to be recognized. It is a reality that no one else can force the person concerned, or manipulate him or her. It is particularly inappropriate for Chinese communists, who explicitly reject even the idea of past and future lives, let alone the concept of reincarnate Tulkus, to meddle in the system of reincarnation and especially the reincarnations of the Dalai Lamas and Panchen Lamas. Such brazen meddling contradicts their own political ideology and reveals their double standards. Should this situation continue in the future, it will be impossible for Tibetans and those who follow the Tibetan Buddhist tradition to acknowledge or accept it.

When I am about ninety I will consult the high Lamas of the Tibetan Buddhist traditions, the Tibetan public, and other concerned people who follow Tibetan Buddhism, and re-evaluate whether the institution of the Dalai Lama should continue or not. On that basis we will take a decision. If it is decided that the reincarnation of the Dalai Lama should continue and there is a need for the Fifteenth Dalai Lama to be recognized, responsibility for doing so will primarily rest on the concerned officers of the Dalai Lama’s Gaden Phodrang Trust. They should consult the various heads of the Tibetan Buddhist traditions and the reliable oath-bound Dharma Protectors who are linked inseparably to the lineage of the Dalai Lamas. They should seek advice and direction from these concerned beings and carry out the procedures of search and recognition in accordance with past tradition. I shall leave clear written instructions about this. Bear in mind that, apart from the reincarnation recognized through such legitimate methods, no recognition or acceptance should be given to a candidate chosen for political ends by anyone, including those in the People’s Republic of China.”

While the international community respects His Holiness the Dalai Lama as a great spiritual master and accorded Nobel Peace Prize for his contribution in promoting peace and non-violence, the Chinese leadership has condemned him as a devil, a terrorist, a separatist, and a wolf in a sheep’s skin. The important question here is: then why are they so desperate to have the devil, terrorist, separatist and the wolf to be reborn?

The concept of reincarnation is based on the Buddhist and Hindu belief of existence of past and future lives. Chinese communist leadership should first learn and accept the existence of past and future lives before meddling in the reincarnation of Tibetan lamas. China’s State Religious Affairs Bureau Order No. 5 should be withdrawn. Buddhists and devotees around the world including those in China will not tolerate this communist blasphemy!

Therefore, the leaders of the free world and the advocates of freedom, justice and democracy around the globe should uphold the words of His Holiness the Dalai Lama as final in his reincarnation issue, and collectively urge the Chinese leadership to refrain from any act of sacrilege against the highest order of Tibetan Buddhism. The fact is that communist China has no historical, religious and political rights to select the Dalai Lamas.

*Tsewang Gyalpo Arya is the Information Secretary of Department of Information and International Relations (DIIR), Central Tibetan Administration. Views expressed above are the author’s own.


Why is China urging the Dalai Lama to respect reincarnation?

China’s central government has been fretting over reports that the Dalai Lama may be the last of his line. Tenzin Gyatso, the 14th Dalai Lama, told a German newspaper Welt am Sonntag this week: “We had a Dalai Lama for almost five centuries. The 14th Dalai Lama now is very popular. Let us then finish with a popular Dalai Lama.”

The report was a bombshell, prompting speculation that the exiled Tibetan spiritual leader was announcing the end of his lineage, and resulted in the bizarre prospect of Beijing’s nominally atheist government chiding the Dalai Lama for not respecting his religion’s practice of reincarnation.

“China follows a policy of freedom of religion and belief, and this naturally includes having to respect and protect the ways of passing on Tibetan Buddhism,” said foreign ministry spokeswoman Hua Chunying. “The (present) 14th Dalai Lama has ulterior motives, and is seeking to distort and negate history, which is damaging to the normal order of Tibetan Buddhism.”

Beijing reviles the Dalai Lama as a separatist threat to its rule in Tibet and has long tried to bend Tibetan Buddhism to its own ends. In 1995, when the Dalai Lama named a Tibetan boy as the reincarnation of the Panchen Lama, the religion’s second-highest figure, China arrested the boy and installed its own Panchen Lama in his place. The fear among Tibetan Buddhists is that China will attempt a similar maneuver when the 14th Dalai Lama dies in an attempt to split the religion.

It is more likely, however, that western media and Beijing alike have misconstrued the Dalai Lama’s pronouncement entirely. For one thing, he prefaced his statement by saying, “sometimes I make a joke…”

And Robert Barnett, director of Columbia University’s Tibetan Studies program, told the Buddhist magazine Tricyle that airing such self-depricating is an important Tibetan Buddhist tradition. “All lamas are expected to demonstrate diffidence about the question of their return as a kind of humility,” he said. “The convention is that they are only able to return if their followers pray intently for them to do so.”

Tricycle also had this to say about what the Dalai Lama himself was probably thinking about all of the hubbub:


China Tells Dalai Lama to Respect Reincarnation

The Dalai Lama, 79, has stated previously that he will not be reborn in China if Tibet is not free and that no one, including China, has the right to choose his successor “for political ends”. China has previously warned the Dalai Lama he has no right to abandon the tradition of reincarnation.

[… Foreign Ministry spokeswoman Hua Chunying said] “The title of Dalai Lama is conferred by the central government, which has hundreds of years of history. The (present) 14th Dalai Lama has ulterior motives, and is seeking to distort and negate history, which is damaging to the normal order of Tibetan Buddhism.”

In 1995, after the Dalai Lama named a boy in Tibet as the reincarnation of the previous Panchen Lama, the second highest figure in Tibetan Buddhism, China put that boy under house arrest and installed another in his place. [Fuente]

Although Beijing has called the religious leader and political figure a “wolf in monk’s clothing,” Tibet scholars say the Chinese government recognizes the Dalai Lama’s enduring authority among the nation’s restive Tibetan population.

[…] “The Chinese have a real chance of winning over the Tibetan population if they allow the Dalai Lama to come back and treat him well, and he acknowledges them for doing that,” [Columbia University’s Robert] Barnett said. “This remains the main bargaining chip for the Dalai Lama — it’s hard for the Chinese to see a way forward without him, but it’s difficult to see a way with him.”

[…] Barnett said it is a Tibetan tradition for a Dalai Lama to express doubts about his reincarnation, out of “humility.” But in this case, “it’s a way of signaling to the Chinese, ‘This is a bargaining chip — negotiate with me before I die.’” [Fuente]


Ver el vídeo: Por qué CHINA NO VENCERÁ al IMPERIO americano? - VisualPolitik (Enero 2022).